LA VIDA DE ORACIÓN EN LA PRIMITIVA IGLESIA

Del libro de Mario E. Fumero “EL ORAR” VERDADES O DESVIRTUACIONES

         Una vez resucitado, y encomendada la “Gran Comisión”, Jesús ordeno a sus discípulos a no moverse de Jerusalén hasta que fuesen bautizados en el Espíritu Santo (Hch 1:4-5), por lo que consiguieron un aposento algo en donde por varios días esperaron esta visitación de Dios.

Como era norma de Jesús, y de los grandes hombres de Dios en el A.T. los discípulos deberían tener una preparación previa al desarrollo de su misión. Esta preparación era estar en oración, y en algunos casos también en ayuno. El aposento alto se convirtió en el lugar en que los seguidores de Jesús (unos cientos veinte) se prepararían en oración para recibir la capacitación final que le seria dada por el Espíritu Santo (Hch 1:14-15). Noten que no se puede iniciar una labor productiva si no hay una preparación previa en oración, y una capacitación especial por parte del Señor.

A partir de ahí el Espíritu Santo toma el control de la Iglesia (los discípulos) y comienza a obrar por medio de la vida de oración de los cristianos. Era tan natural esta relación, que ellos podían encontrar en cada momento una dirección especial del Señor en todo el quehacer de la naciente iglesia. Fue por la oración de los perseguidos que Jesús tomo a Saulo en el camino de Damasco y le llevo a un encuentro personal que le hizo el gran apóstol de los gentiles. De la misma forma Ananías fue llevado a Pablo (Hch 9:11) para ministrarle y guiarle en su nueva vida cristiana. Fue por la oración y la caridad que Cornelio hallo gracia delante de Dios (Hch 10:4), y como no conocía a Jesús, el Señor le hablo a Pedro cuando estaba orando (Hch 10:9) para que fuese a predicarle a Cornelio y todos los que había en su casa. Noten, por medio de la oración el Señor movía la acción de la Iglesia.

Muchos líderes políticos mueven y controlan a su país usando los medios de comunicación para trasmitir, recibir o investigar lo que acontece en cada lugar. Una simple llamada por teléfono puede mover las influencias, para obtener algo que a veces es imposible resolver de forma directa. Recuerdo que una vez necesitaba sacar de la aduana una caja, pero me pedían un depósito y una póliza, negándose a darla sin que primero llevara estas cosas. Frente a la obstinación del administrador y por urgencia del paquete decidí llamar al Director de Aduana, este inmediatamente dio órdenes de que se me entregara el paquete para entregar la póliza después, y no le quedó más remedio al administrador que cumplir la orden, pese a su oposición. De igual manera, el Señor movía todas las cuerdas de su reino en la Iglesia primitiva por medio de las oraciones de sus fieles, cumpliendo el texto que afirma que Dios es el que pone el querer y el hacer cuando usamos el arma poderosa de la oración o el dialogo con él (Fil 2:13).

Los apóstoles fueron el blanco del ataque de aquellos que no aceptaron el evangelio, y sufrieron mucha persecución, cárcel e incluso castigos. Vemos como los cristianos unos a otros se cubrían las espaldas, ¿saben cómo lo hacían?  por medio de la oración en cadena. Hay muchos ejemplos, pero tomare tan solo uno, es aquel en el cual Jacobo fue muerto (Hch 12:2) y Pedro fue tomado preso (Hch 12:4). Mientras la sangre de Jacobo se convirtió en abono para hacer germinar la fe, como ocurrió con otros muchos cristianos en los primeros 300 años del cristianismo, la iglesia comenzó a orar fervientemente por la libertad de Pedro (Hch 12:5) hasta que el poder de Dios intervino movido por la oración de sus santos y envío un ángel a libertar a Pedro (Hch 12:6-19)[1].

Pero fue la oración también un medio para escoger, separar y enviar misioneros, pues en la Iglesia primitiva el Señor tenía el control absoluto de todo debido a que la línea de comunicación entre discípulos y su persona funcionaba sin ningún tipo de interrupción, separando a Bernabé y a Pablo para la obra misionera (Hch 13:1-3). Este quehacer era continuo, pues Pablo en su vida de oración recibió en varias ocasiones visiones y misiones dadas por el Espíritu para que cumpliese la labor encomendada por el Señor (Hch 16:6-10). Existe algunos movimientos[2] que niega la valides de la oración y el ayuno, pero todas las evidencias del libro de los Hechos nos revelan que el orar era no solo una costumbre de los cristianos, sino una práctica natural en su diario quehacer (Hch 3:1,  16:16).

Pero la oración apostólica no solo fue un medio de dirección en cuanto al quehacer de la iglesia, sino que fue una herramienta de poder y también un medio para bendecir y compartir el amor cristiano. Un hecho muy hermoso es la despedida de Pablo de los hermanos de Mileto y Éfeso cuando iba rumbo a lo que sería su viaje final para encontrarse con la muerte. En este discurso vemos a un hombre abriendo su corazón de amor por la Iglesia (Hch 20:17-38), al grado tal que manifiesta su sufrimiento por los hermanos (31) y su preocupación por lo que ocurriría después de su partida (28-30) y al terminar, todos se pusieron de rodilla y oró con ellos (36) en señal de bendición y despedida, desencadenándose un amor expresivo maravilloso (37) en donde las lágrimas, los besos y abrazos expresaron la vida del espíritu.

Tratar de señalar el papel de la oración en la iglesia primitiva y en el N.T. es casi tener que leerlo todo, pues la oración estuvo presente en todo el quehacer de la Iglesia. Fue la herramienta para obrar, bendecir, consagrar, separar, nombrar, animar, proteger, interceder, ministrar, juzgar, y una larga lista de etcétera. Como buenos lectores de la Palabra debemos buscar cada acción de oración e identificar el trasfondo de la misma, su móvil y su objetivo, si hacemos esto confeccionaremos nuestra propia perspectiva de la importancia de la oración en el quehacer de la fe y el vivir como discípulos de Cristo.

 

[1] – “The Miracle of Answered Prayer” Friedrich Heiler, Oxford University Press, Londo, 1932.

[2] – La secta “Creciendo en Gracia” procedente de Miami y cuyo apóstol es José L de Jesús niega la necesidad de orar y ayudar, afirmando que todo es “gracia”. Ver libro “Lo que debemos saber sobre la secta “Creciendo en Gracia” Mario E. Fumero, Producciones Peniel, 1998.

 

 

 

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Oración. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA VIDA DE ORACIÓN EN LA PRIMITIVA IGLESIA

  1. Frank Latimer dijo:

    HOY DÍA SE IGNORA POR COMPLETO LO QUE EXIGE en oración y ayuno VIVIR EL EVANGELIO DESDE ESA COMUNIÓN EXPERIMENTAL …además de la teológica y la doctrinal.
    Experimentar lo que se cree DE LA COMUNIÓN POR EL EPÍRITU SANTO EN CRISTO Y CON CRISTO AL PADRE es el evangelio normal y bíblico .
    SOLO QUEDAN LIBROS Y LIBROS Y LIBROS Y LIBROS …DE LO GENUINO …MUY POCO …O NADA ,TAL COMO ESTÁ ESCRITO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.