LOS DÍAS DE NOÉ – PARTE 3

GÉNESIS 6

Por Dr. Henry Morris

Génesis 6:3

Éste ha sido otro versículo difícil, sujeto a diversas interpretaciones. Cuando Dios dijo, “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre”, hay una pregunta acerca de si se refería al Espíritu Santo o al espíritu que Él había infundido en el cuerpo del hombre, y también si se refería a la humanidad en general o a Adán en particular (la palabra “hombre” es Adán, y el mismo Adán todavía puede haber estado vivo cuando Dios habló estas palabras, quizás en los días de Enoc). La referencia a “ciento veinte años” se ha entendido por algunos como a la longevidad futura del hombre y por otros como el tiempo que aún quedaba antes de la llegada del Diluvio, además de la interpretación de que éste era simplemente el tiempo restante antes de la muerte de Adán.

Parece que la lectura más natural del pasaje se refiere al Espíritu Santo de Dios en Su ministerio de convencer “al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8). A medida que el carácter moral y espiritual del mundo antediluviano se degeneró, especialmente después de la conquista demoníaca que acabamos de describir, era evidente que la gente se había vuelto tan irremediablemente corrupta como para estar más allá de la recuperación. Se habían resistido total e irrevocablemente al testimonio del Espíritu, por lo que era inútil “contender” más con el hombre. Esta palabra (hebreo doon) se usa sólo aquí y, por lo tanto, tiene un significado algo incierto, posiblemente incluyendo también la idea de “juzgar”.

El Señor también enfatizó que el hombre también era “carne”, el “también” probablemente refiriéndose al hecho de que tenía un cuerpo físico así como una naturaleza espiritual. Dado que el testimonio del Espíritu de Dios al espíritu del hombre había sido rechazado, no había propósito alguno en ser servido más para mantener su vida física y multiplicación continua. También puede haber una sugerencia implícita de que el hombre no había llegado a ser mejor que los animales: estaba dominado exclusivamente por la “carne” — ya no se preocupaba por Dios, sino sólo por sus propios apetitos corporales, al igual que los animales. Dios le dijo a Noé que “He decidido el fin de todo ser” (6:13), y más tarde, de hecho, “Y murió toda carne” (7:21), incluyendo al hombre y los animales.

Esta lucha del Espíritu de Dios con los apetitos carnales del hombre fue tomada más tarde por el apóstol Pablo como un tipo del conflicto en el creyente del Nuevo Testamento entre su espíritu (iluminado y energizado por el Espíritu de Dios) y su carne, la naturaleza natural y carnal con la que nación (Romanos 8:5; Gálatas 5:16, 17).

Este testimonio antediluviano del Espíritu de Dios al hombre debe haber sido logrado por la predicación de la Palabra de Dios por medio de uno de Sus profetas. Se sabe que tanto Enoc como Noé dieron un fuerte testimonio a la gente de su época, y es posible que Matusalén y Lamec hicieran lo mismo.

Esta profecía en particular evidentemente fue dad, quizás a través de Matusalén, apenas 120 años antes de la llegada del Diluvio. Puesto que Enoc ya había sido trasladado, Matusalén era el patriarca viviente más antiguo en este momento. Sem, Ham y Jafet aún no habían nacido; y presumiblemente los mandamientos específicos de Dios a Noé (5:32; 6:10; 6:13-21) aún no habían sido dados.

Dios siempre ha sido paciente, incluso en condiciones tan horribles como las que prevalecían en los días de Noé (1 Pedro 3:20). Aunque todos lo habían rechazado, aún concedió 120 años a la humanidad a la luz de la pequeña posibilidad de que al menos algunos “procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). Éste era más que un tiempo suficiente para aquellos que eran niños para crecer hasta la madurez y tener abundante oportunidad para aceptar o rechazar a Dios. Aquellos que nacerían más tarde (por ejemplo, Sem, Ham, Jafet, y sus esposas) presumiblemente requerirían alguna manifestación muy especial de la gracia de Dios para tener salvación (vea 6:8; 7:1).

GÉNESIS 6:4

Uno de los hechos más asombrosos revelados por la paleontología (el estudio de los restos fosilizados de criaturas que habitaron la tierra en una era anterior) es que casi todos los animales modernos alguna vez estuvieron representados por antepasados más grandes. Uno piensa en los mamuts y osos de las cavernas, cucarachas y libélulas gigantes, y enormes reptiles como los dinosaurios. Junto con ellos ocasionalmente se encuentran huellas humanas gigantes, lo que sugiere que “había gigantes en la tierra en aquellos días”. No sólo en la Biblia, sino en muchos otros libros antiguos, se conservan tradiciones de gigantes.

Con un testimonio tan uniforme de la tradición antigua, y también con la evidencia paleontológica, es una sofisticación superficial que ignora la posibilidad de que estos datos puedan contener reflejos primitivos de los eventos y personajes reales descritos históricamente aquí en el registro de Génesis.

Los hijos de las uniones de demoníacamente controlados hombres y mujeres de este período son los que se dice que se convirtieron en los “gigantes”, los poderosos hombres de antaño. La palabra en el hebreo es nephilim y viene del verbo naphal (“caer”). Aunque algunos comentaristas sugieren que la palabra significa “los que caen sobre” — es decir, “atacantes” — el significado más natural y probable es “los que han caído”, probablemente una referencia a la naturaleza de sus pseudo padres, los ángeles caídos. El nombre también llegó a significar “gigantes” y se aplicó más tarde a los gigantes vistos en Canaán por los espías israelitas (Números 13:33). La palabra fue así entendida por los traductores de Génesis al griego, representando la palabra en la Septuaginta como gigantes.

En cuanto a por qué los hijos nacidos de padres controlados por demonios deben convertirse en gigantes, podemos hacer al menos una suposición razonable, sin embargo, en ausencia de la revelación bíblica sobre el tema, no puede ser más que eso. La genética moderna ha mostrado que hay dos causas básicas de las variaciones en las características físicas entre los hombres, a saber, mutaciones y recombinaciones. En el sistema genético hay un tremendo número de factores para diferentes características, algunos dominantes en una población particular, algunos latentes o recesivos. Éstos pueden ser “recombinados” de varias maneras, para permitir una variación casi ilimitada en las características físicas. La recombinación, sin embargo, puede operar sólo sobre factores que ya están implícitamente presentes en los genes. Las mutaciones, por otro lado, pueden introducir nuevas características que no estaban presentes del todo, respondiendo a influencias externas cuyas energías producen cambios aleatorios en el sistema genético.

Los factores para la gran estatura física aparentemente han residido desde el principio en el conjunto de genes creados de la población humana. Su aparición como características frecuentes o dominantes en una población específica podría resultar por casualidad en una población endogámica pequeña, o bien podría resultar por diseño en el caso de la manipulación controlada de los genes por parte de los criadores que entienden lo suficiente acerca del proceso genético para hacer esto. Los genetistas hoy parecen estar a punto de lograr avances que permitirían exactamente tal “ingeniería genética”, como este tipo de cosas que se pueden lograr de forma práctica.

Se cree que las mutaciones también pueden producir “gigantismo”. El extraño proceso de clonación, mediante el cual los genetistas creen que algún día serán capaces de producir una raza de copias al carbón de Einstein (o de Will Chamberlain, o lo que quieran), mediante la implantación de células corporales en óvulos humanos fertilizados podría ser otro medio de hacerlo.

El punto es que, si los genetistas modernos pueden discutir con toda seriedad la posibilidad inminente de lograr tales cosas, entonces no es improbable que el conocimiento de estos secretos pudiera haber estado disponible a las huestes angélicas (y demoníacas). Habiendo obtenido esencialmente un control completo sobre las mentes y los cuerpos de estos padres antediluvianos, estos “hijos de Dios” caídos podrían entonces, por alguna manipulación genética, hacer que su progenie se convirtiera en una raza de monstruos. Los últimos también estarían bajo su control y posesión.

La combinación demoníaca del materialismo y la impiedad de la civilización cainita en general, con esta irrupción de la simiente de la Serpiente directamente en un gran número de la raza humana y luego con el empuje de las hordas de los descendientes monstruosos de estas uniones ilícitas, llevaron a condiciones en el mundo que finalmente fueron intolerables incluso para un Dios de compasión y longanimidad.

Los hombres poseídos por demonios y su progenie, junto con todos los otros habitantes impíos del mundo antediluviano, pronto perecerían en las aguas del Diluvio. Estas aguas ahora son las aguas del mar y bien pueden ser éstas a las que se hace referencia en conexión con el juicio final cuando dice que “el mar entregó los muertos que había en él” (Apocalipsis 20:13). Los espíritus malignos que moraban en sus cuerpos han sido encarcelados en el Tártaro (2 Pedro 2:4) y probablemente sean “espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé” (1 Pedro 3:19,20), a quienes Cristo fue en el Espíritu después de Su muerte para proclamar Su victoria definitiva sobre sus propósitos malvados.

Había gigantes “también después”, en los días de los cananeos, y éstos también eran conocidos como, entre otras cosas, los nephilim (Números 13:33). Humanamente hablando, eran descendientes de Anac, y por eso también eran conocidos como los anaceos. Estos pueblos eran, por supuesto, conocidos por Moisés y probablemente fue él quien insertó editorialmente la frase “y también después” en el registro original de Noé aquí en Génesis 6:4. Moisés probablemente también insertó la información de que éstos eran los “valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre”, hombres cuyas hazañas de fuerza y violencia los habían hecho famosos en canciones y fábulas en todas las naciones en las épocas posteriores al Diluvio. Para los hombres rebeldes de épocas posteriores, eran reverenciados como grandes héroes; pero a los ojos de Dios eran simplemente hombres impíos de violencia y maldad.

———————————————————-

Este artículo fue tomado de la magistral obra “The  Genesis Record”, escrito por el Dr. Henry Morris. El Dr. Henry Madison Morris nació en Dallas, Texas en 1918. Se licenció en Ingeniería Civil por la Rice University de Houston en 1939. Posteriormente obtuvo el grado de Master en Hidráulica en la Universidad de Minnesota (1948), y su Doctorado en Ingeniería Hidráulica en 1950 en la misma universidad. Al año siguiente se convirtió en catedrático de Ingeniería Civil en la Universidad de Louisiana en Lafayette. Posteriormente fue profesor de Ciencia Aplicada en Southern Illinois y más tarde Jefe del Departamento de Ingeniería Civil de la Virginia Tech University.

El Dr. Morris fundó en 1970 el Institute for Creation Research con el propósito de llevar a cabo investigaciones científicas en el área de los orígenes e historia de la Tierra.

Traducido por Donald Dolmus

En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Noé. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.