JERARQUÍA VERSUS HERMANDAD

 Mario E. Fumero

            Una de las herencias recibidas del catolicismo romano, y que perdura en algunas iglesias evangélicas, es la jerarquía. Últimamente esta tendencia se a potenciado debido a una fuerte influencia secular, lo que ha creado una estructura de extrema sujeción mediante el discipulado y otras onda que exaltan los cinco ministerios que gobiernan la iglesia, principalmente el de apóstol, lo cual crea las bases para una pirámide de mando, que tristemente es la que dio origen en el pasado a la jerarquización del cristianismo a partir del 325 d.C.

LA REALIDAD DE LOS PRIMITIVOS CRISTIANOS EN CUANTO A SU POSICIÓN EN LA IGLESIA

              ¿Pero cuál era la realidad de los primitivos cristianos ante del año 300 d.C? Para ello debemos leer a los padres de la iglesia, ellos  describen el estilo de vida de los siervos de Dios antes de que la iglesia formara parte del poder dominante[1]. Entre las muchas referencias sobre la sencillez de los cristianos primitivos, está el testimonio en una carta escrita a Diognetus (130?) cuyo autor original es desconocido, pero en la misma se describe la vida y conducta de los siervos de Dios en estos primeros años del cristianismo, en donde todavía no se había aliado con el mundo y el sistema dominante. En ella relata: “Viven en sus distintos países, pero siempre como peregrinos…Están en la carne, pero no viven según la carne. Pasan sus días en el mundo, pero son ciudadanos del cielo. Obedecen las layes civiles, pero a la vez, sus vidas superan a esas leyes. Ellos aman a estos hombres, mas son perseguidos por todos. Son desconocidos y condenados. Son llevados a la muerte, pero (serán) restaurados a la vida. Son pobres, mas enriquecen a muchos. Poseen poco, mas abundan en todo. Son deshonrado, pero en su deshonra son glorificados….Y aquellos que los aborrecen no pueden dar razón por su odio[2]”. En otro escrito de la época primitiva, entre el 100 y 200 d.C. un pagano llamado Octavius describe la conducta de los cristianos y dice: “Menosprecian los templos como si fueran casas de los muertos. Rechazan a los dioses. Se ríen de cosas sagradas (idolatría pagana). Aunque pobres ellos mismos, sienten compasión de nuestros sacerdotes. Aunque medio desunidos. Desprecian y honor y las túnicas de púrpura, ¡Qué descaro y tontería increíble! No temen a las tormentas presentes, pero temen las que quizás vengan en el futuro. Y aunque no temen en nada morir ahora, temen una muerte después de la muerte…”[3]. Esta descripción revela el modelo de conducta de los primitivos discípulos ¿Qué lejos estamos de imitar estos ejemplos en la actualidad?

EL MOTIVO DE LA AUTO EXALTACIÓN

              Una de las peguntas claves en cuanto a la exaltación del ministro que busca poder por medio de unos títulos es: ¿En que se fundamentan para afirmar que un apóstol es poseedor de una unción especial, y por ello tienen el poder de ejerce autoridad y dictaminar la voluntad de Dios a sus feligreses? ¿Sobre qué bases se establece la superioridad ministerial dentro del cuerpo de Cristo? ¿Cuál es el fundamento para convertir al apóstol en un “elegido” superdotado, con poderes especiales y en una escala superior a la de los demás ministerios?

               Todas las enseñanzas del N.T establecen el hecho de que en la iglesia primitiva existía un pluralismo ministerial en el cual no había exaltación hacia un ministerio superior o privilegiado, pues todos trabajan en equipo, como un solo cuerpo. Aunque se reconocía la autoridad espiritual, esta se fundamentaba en dos principios básicos:

  • 1º- El ejercicio de una autoridad ejercida de acuerdo a las enseñanzas bíblicas.
  • 2º- El ejercicio de una autoridad en consejo, dentro de un pluralismo de ministerios, en donde ninguno tenía el poder absoluto.

 San Pablo lo define de la siguiente forma:“Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan” (1 Corintios 12:24-26). Quizás El problema está en no saber definir que ser cabeza no es ser mayor o superior, sino responsable y ejemplo de la grey, como enseña la Palabra. Jesús estableció una dinámica respecto al concepto de grandeza dentro de su reino al decir que: “El que quiera ser el más grande, ser el siervo de todos”.

EL PROBLEMA DE JESÚS CON SUS DISCÍPULOS

            Es importante entender que en el N.T. el mayor problema que tuvo Jesús con sus discípulos fue el deseo de poder y protagonismo que mostraron. Se peleaban para ver quien se sentaría a su izquierda y a su derecha. Todos querían ser superiores (Marco 10:37, Lucas 9:46, 18.1, Marco 9.34, Lucas 9.46; 22.24). Todo el trabajo de Jesús con sus discípulos consistía en desmantelar la ideal tradicional del judaísmo en cuanto a las estructuras de poder y dominio que ejercían los religiosos de su época sobre la gente. De ello se dice que El liderazgo descrito en el NT asigna un alto valor a los dones especiales, la madurez espiritual y el servicio sacrificado de cada miembro. Enfatiza las funciones en vez de los oficios, las tareas en vez de los títulos. Su interés principal está en actividades tales como pastorear, profetizar, supervisar, etcétera Para decirlo de otro modo, el pensamiento posicional se apasiona por los sustantivos, mientras que el pensamiento funcional acentúa los verbos.”[4]. 

QUIEN ES EL MAYOR

            El enfrentamiento de Jesús con los fariseos consistió en que ellos, los religiosos de su época, se creían superiores a los demás y explotaban la fe de la gente presumiendo de protagonismo. Les gustaba exhibirse, todo era pura pantalla, porque en el fondo eran como sepulcros blanqueados (Mateo 23:27). Quizás una de las parábolas más ilustrativa de esta superioridad espiritual dada por un título: “ser fariseo” se encuentra en Lucas 18:10-14: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano  El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.  Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido[5]”.Se cuestiono dentro del grupo de los doce quien era el mayor de todos. En este aspecto Jesús fue claro: “El que quiera ser el mayor entre vosotros, como el más joven, y el que dirige, como el que sirve” (Lucas 22:26). El sentido original del término “mayor” viene del griego “meizon (μείζων)”, y es el grado comparativo de megas. Se usa en Mateo 11.11 y 13.32 y se traduce correctamente como «mayor que», y en este caso no tiene un sentido superlativo, sino comparativo; En algunas ocasiones meizon adquiere el grado superlativo, como, por ejemplo: Mateo 18.1,4; 23.11; Marco 9.34; Lucas 9.46; 22.24: «el mayor»[6]. Pero siempre establece las bases de una superioridad manifestada en humillación y servidumbre, de ahí el concepto de administradores o siervos para referirse a los que son ministros o llamados al servicio del Señor.

            El concepto más usado en la BIBLIA para establecer la vida y conducta de los que sirven a Dios es el vocablo “siervo[7] cuyo significado es “esclavo” o alguien que ha sido comprado para servir, sin buscar grandeza o preeminencia. Veamos los ejemplos bíblicos: Esclavo, Génesis 9:25. Alguien socialmente inferior Génesis 19:2. Adorador de Dios, 1 Samuel 3:9. Mensajero de Dios, Josué 1:2. Mesías, Isaías 42:1.  Seguidor de Cristo, 2 Ti moteo 2:24.

UNA COMPARACIÓN QUE DICE MUCHO

            La enseñanza de Jesús chocan de forma frontal con las enseñanzas que dan los apóstoles modernos respecto a una autoridad vertical, manipulativa y en muchos casos lucrativa, pues proclaman que deben vivir como reyes y príncipes. Notemos que Jacobo y Juan le pidieron a Jesús obtener puestos claves en su reino, usando la mente gentil de buscar posiciones privilegiadas, en este caso sería dentro de la Iglesia, fue ahí cuando Jesús da una de las más contundentes proclamas relacionada con el deseo de poder y grandeza humana:Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo.  Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.  Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mateo 20:20-28)”. Esto nos lleva a ver que el orgullo y la soberbia humana incuban la jactancia y el espíritu de supremacía ministerial, el cual inunda a muchos siervos de Dios en estos tiempos.

LO QUE ENSEÑAN OTROS AUTORES

Muchos ilustres escritores han señalado el peligro ascendente que existen en las actuales tendencias eclesiástica hacia el asentamiento de autoridades verticales y ejercidas por un solo hombre. Veamos lo que dicen algunos académicos contemporáneos al respecto:

Michael Horton

  -Michael Horton (1990) teólogo y autor del libro “La Agonía del Engaño”, señala en esta obra que el autoritarismo es uno de los signos claves para identificar a los falsos ministros. También explica con gran acierto que cuando un ministro se niega a ser cuestionado o corregido entonces es momento de abandonarlo y dejar su organización.

Hank Hanegraaff

            -Hank Hanegraaff (1993). Uno de los especialistas en apologética contemporánea más reconocidos y director de una de las organizaciones más importantes a nivel mundial en el estudio de las sectas, especialmente de las mercantilistas, expone lo siguiente en cuanto a este tema: “Los representantes de Dios son conocidos, por encima de todo, por su pureza de carácter y de doctrina [Tito 1:7-9; Tito 2:7-8; 2ª Corintios 4:2 cf. 1ª Timoteo 6:3-4]. Si alguien que aspira a ser un vocero de Dios no puede pasar la prueba bíblica del carácter y la doctrina, entonces no hay razón alguna para aceptar a esa persona. No deberíamos de tener miedo de ofender a Dios por criticarles”. “Ningún líder puede estar exento de que se evalúen bíblicamente tanto sus enseñanzas como su conducta”[8].

Mary Alice Chrnalogar

            – Mary Alice Chrnalogar publico un libro en el cual aborda a fondo los abusos pastorales por medio de torcer las escrituras y desenmascara a fondo las técnicas  usadas para inducir a las personas a buscar “pecados artificiales” y socavar los fundamentos de fe dados en la Biblia sobre el hecho de la Cruz y la fe en un salvador que pago el precio[9].

David W. Bercot

   – David W. Bercot ha sido uno de los escritores que más ha impactado mi vida. Su maravilloso libro “Cuando el Cristianismo Era Nuevo” revoluciono mi perspectiva actual de la realidad eclesial y se hace necesario el conseguirlo y leerlo pues en el mismo analiza la diferencia abismal entre la Iglesia de los primeros 300 años del cristianismo con la actual, y desenmascara respecto a las corrientes materialistas y piramidales existente en la actualidad en las iglesias[10].

David Wilkerson

  – David Wilkerson es uno de los más serios, respetables y proféticos predicadores que han escrito y enseñado sobre las aberraciones existentes en la iglesia moderna, tanto por su mundanalización, como contaminación con las corrientes heréticas de la Nueva Era. El anuncio en la década del 70 lo que hoy vive la humanidad[11].

 Con estos ejemplos de diferentes autores podemos tener una panorámica general de qué es lo que la Iglesia Cristiana ha creído en cuanto a la autoridad. Por supuesto, tendríamos más que decir al respecto, pero es bueno aclarar que la sumisión servil a las autoridades espirituales es contraria a la voluntad de Dios. Yo le invito a que profundicemos en el tema, a fin de desvirtuar todo el manoseo que se hace a las Escrituras para someter a los incautos creyentes a un yugo de servidumbre carnal.


BIBLIGRAFIA

  • [1] – Seria bueno revisar los escritos y enseñanza de los padres de la naciente iglesia: Clemente de Roma (90 a 100 d.C.), Ignacio de Antioquia (31-107), Papías (60-130), Policarpo (70-155), Justino Mártir (100-165), Ireneo(130-195), Hipólito (170-236), Clemente de Alejandría (150-215), Tertuliano (160-220), Orígenes (185-254), etc.
  • [2] – Tomado del libro “Cuando el Cristianismo era Nuevo” de David W. Bercot. Editorial Scroll, Tyler, Texas 1994.  p. 19
  • [3] – Tomado de M Feliz, Octavius, tomo 7, capítulo 12 y citado en el libro “Cuando el Cristianismo Era Nuevo” de David W. Barcot, Publicaciones Scroll, Texas, 1994.
  • [4]– Del libro “¿Quién es tu cobertura?” de FRank A. Viola. Capitulo 1. Obtenido de Internet.
  • [5]– Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Lc 18.10-14). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
  • [6]– Vine, W. (2000, c1999). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.
  • [7] En la esfera religiosa, el concepto de ser siervo expresa la obediencia absoluta del hombre a Dios y la aceptación incondicional de la voluntad divina. Ejemplo notable de esto es el apóstol Pablo, persona libre que se presenta como «esclavo de Cristo» (Ro 1.1). Strong, J. (2002). Índice temático Completo de la Biblia. Miami, FL: Editorial Caribe. 
  • [8] – Recomendamos el libro “Cristianismo en Crisis” Publicado por Editorial Unilit, Miami, Florida, 1993. En el mismo hay un análisis bien documentado de las extravagancias de muchos predicadores fraudulentos
  • [9] – Recomiendo que lean el libro “Escrituras Torcidas” de la autora señalada, publicado por Editorial Vida, Miami, Florida, 2006.
  • [10] – Publicado por Scroll Publishing, P.O. Box 6175, Tyler, Texas 75711 USA. 1994.
  • [11] – Entre sus muchos libros podemos mencionar  “Tenemos hambre de Cristo”, publicado por Editorial Vida en el 1992. Y otro sobre el Rock Cristiano.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Autoridad. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a JERARQUÍA VERSUS HERMANDAD

  1. carlos dijo:

    CRUZ O MADERO??

    ¿Deberían los cristianos utilizar la cruz?
    MILLONES de personas aman y respetan la cruz. De hecho, la Enciclopedia Hispánica la considera el “símbolo de la religión cristiana”. Ahora bien, ¿deberían utilizarla los cristianos?
    Primeramente, hay que tener en cuenta un hecho fundamental: Jesucristo no murió en una cruz. La palabra griega que suele traducirse “cruz” es staurós, que significa básicamente “poste o palo vertical”. Además, este término griego “nunca significa dos piezas de madera que se cruzan en algún ángulo […]. En el griego del [Nuevo Testamento] no hay nada que siquiera dé a entender dos piezas de madera” (The Companion Bible).
    Hay pasajes donde los escritores bíblicos usan otro término para referirse al instrumento en el que fue ejecutado Jesús. Es la palabra griega xýlon, la cual significa sencillamente “madera” y “leño, garrote o palo” (Hechos 5:30; 10:39; 13:29; Gálatas 3:13; 1 Pedro 2:24).
    El estudioso Hermann Fulda explica por qué solía usarse un madero sencillo para las ejecuciones: “En los lugares elegidos para las ejecuciones públicas no siempre había árboles. Por eso, se hincaba en la tierra un poste sencillo, y a él se ataba o clavaba a los delincuentes por las manos, levantadas hacia arriba, y frecuentemente también por los pies” (Das Kreuz und die Kreuzigung [La cruz y la crucifixión]).
    Pero la prueba más convincente proviene de la Palabra de Dios. El apóstol Pablo dice: “Cristo, por compra, nos libró de la maldición de la Ley, llegando a ser una maldición en lugar de nosotros, porque está escrito: ‘Maldito es todo aquel que es colgado en un madero’”, o en “un palo”, según la Nueva Biblia Española (Gálatas 3:13). Pablo cita en este versículo de Deuteronomio 21:22, 23, que claramente se refiere a un madero, y no a una cruz. El madero convertía al ejecutado en “una maldición”. Por esta razón, no estaría bien que el cristiano decorara su casa con imágenes de Cristo clavado en este instrumento de ejecución.
    De acuerdo con las pruebas existentes, ¿qué ocurrió tras la muerte de Cristo? Durante los siguientes trescientos años, las personas que afirmaban ser cristianas no utilizaron la cruz en el culto. Sin embargo, en el siglo IV, el emperador Constantino se convirtió del paganismo a una forma de cristianismo apóstata. A partir de ese momento promovió la cruz como símbolo de su religión. Pero, independientemente de cuáles fueran los motivos de Constantino, la cruz no tenía nada que ver con Jesucristo. De hecho, es un símbolo de origen pagano. Una obra católica reconoce: “La cruz aparece tanto en las culturas precristianas como en las culturas no cristianas” (New Catholic Encyclopedia). Otros expertos la han relacionado con el culto a la naturaleza y los ritos sexuales paganos.
    Entonces, ¿por qué se promovió este símbolo pagano? Al parecer, porque así era más fácil que los paganos aceptaran el “cristianismo”. No obstante, la Biblia condena claramente la devoción a símbolos paganos (2 Corintios 6:14-18). También prohíbe todas las formas de idolatría (Éxodo 20:4, 5; 1 Corintios 10:14). Con razón, el cristiano verdadero se niega a utilizar la cruz como instrumento para adorar a Dios.

    • Pedro dijo:

      ¿Qué tiene que ver lo que tu escribes con el artículo?

    • Alec Engler dijo:

      estimado, me parece que esta nota analiza algo mucho mas profundo e importante que lo que ud. expone, que si era un palo o dos palos. y quita el foco. no comprendo el objetivo de tan largo escrito al respecto. Verdadero cristiano es el que acepta la obra redentora, acepta la salvacion por fe, es redimido, nacido de nuevo, y no distrae con que si un palo o dos palos. Aqui nadie idolatra simbolos paganos, estamos hablando de OTRA COSA.

Responder a carlos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.