._______PUNTO  Y FINAL______/ UN ANÁLISIS SOBRE LA MUERTE -1 –

Mario E. Fumero

Todo en la vida tiene un punto de partida y un punto final, es la ley inexorable de la existencia. Nacemos, y celebramos el nacimiento con alegría. Es el punto de partida para iniciar la línea recta hasta el final. Entramos al escenario de la existencia para desempeñar un papel que nosotros mismos escogemos, el cual es forjado por nuestros padres, entorno y cultura, cuya elección no dependió de mí.

La vida humana es limitada, nacemos y crecemos para concluir con la muerte. Este lapso entre el punto de inicio y el final de la línea depende de mis decisiones. Se puede vivir  sin sentido, solo existir, o se puede vivir con propósito, dándole sentido a la existencia.

Muchos al nacer tienen la dicha de ser recibidos en una cuna, con ropa y padres que les dan calor, amor y entrega. Otros tristemente nacen sin nada, pero ahí están, existen, y por lo tanto, pueden a lo largo de su caminar, darle sentido a su vida. Otros nunca llegaron a nacer, porque fueron triturados, abortados y no tuvieron la dicha de iniciar el punto y llegar al final. Son millones de millones las criaturas que no nacen por ser abortadas, y tristemente, no tuvieron la oportunidad de tener un punto de inicio, ni lograron alcanzaron el final.

Pero pensemos en la línea que va desde un punto, al final, ¿Seremos conscientes de que esa línea tiene un fin, y que la vida tiene sentido? ¿Y cómo se llama el final?  ¡MUERTE!. Hay tres verdades fundamentales respecto a la existencia. La primera es que nacemos, para después vivir, y darle sentido a la vida, y concluir nuestra jornada con la muerte, y nada de lo que conquistemos, poseamos o logremos a lo largo de esa existencia lo podremos llevar con nosotros, sin embargo, si podemos dejar buenos recuerdos en aquellos que queden, o vengan detrás de nosotros. También lograremos, al llegar al final de la jornada,  sentirnos realizados, porque edificamos en medio de un mundo que se destruyen lentamente, un poco de esperanza, consuelo y amor.

¿Qué es la vida? Es como una neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14)Nacemos con fecha de expiración, como todos los productos, caducamos. El Salmista dice: Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos. (Salmo 90:10). ¿Y que de aquellos que viven más de los ochenta años? Pues se cuidaron y además, Dios le dio un tiempo extra. Recordemos que hay productos que aunque tiene fecha de caducidad, si los cuidamos bien, pueden servir más allá de la fecha de expiración. De manera que todos tenemos un principio y un fin, pero ¿Y qué hacer entre un punto y el otro que marca el final? Vivir con propósito, redimiendo el tiempo (Colosenses 4:5), porque las obras de cada cual tendrán un fin ¿Y después qué? Simplemente después de la muerte, cosecharemos lo que sembramos en vida (Gálatas 6:7), porque el Señor juzgará nuestras acciones (Romanos 2:16), y Él pagara a cada cual según sus obras (Apocalipsis 20:13).

 

ENFOQUE DE LAS DIVERSAS RELIGIONES MONOTEISTA SOBRE LA MUERTE:

  1. CATOLICISMO:

¿Cual es el sentido de la muerte para los católicos romanos? Dependerá desde que punto de vista lo analicemos. Para el Catolicismo latinoamericano LA MUERTE se representa con un esqueleto trayendo en su mano una hoz o guadaña, tomado esto quizás de los cuatro caballos de Apocalipsis[1]. En algunos cultos religiosos, como en México,  se termina rindiéndole culto a la muerte, algo que tiene relación con los cultos egipcios de los cuales Moisés trato de liberar a su pueblo, para llevarlo a la vida[2], y ésta acción en México tiene vinculación con las costumbres paganas de los Aztecas. Esto ocurre en la Iglesia Católica  porque no tienen claro el sentido de la eternidad, es por ello que hacen novenas, misas y llevan flores a los muertos, para librarlos del purgatorio, un dogma católico que no tiene  respaldo bíblico. Esto ha dado lugar a diversas creencias supersticiosas que afirman que los muertos se aparecen, dando lugar al espiritismo, un derivado del cristianismo pagano, con el cual Satanás engaña a los incautos.

  1. ISLAMISMO:

Para los islámicos la muerte es la comparecencia delante del trono de Ála. El islam considera que somos viajeros en el tiempo, y cuando partimos de este mundo, lo que hacemos es volver al Creador, porque. “Somos de Dios y a él retornamos”, dice el Corán. Creen que cuando la persona muere, emprende un viaje a un mundo espiritual, en un plano superior. Este pasa del plano material del mundo en que vivimos, a uno superior. Llevan un traje, según creen, ellos en el viaje tendrán que rendir cuentas por ese traje, en relación a la vida que vivieron. Según la doctrina Islámica, el  Yanna o  Hadiz, (equivalente al paraíso cristiano) consta de siete niveles, y el más alto es el séptimo que se llama “Firdaws” donde según el Islam viven los profetas y  los mártires (Yihadistas), que son la gente más veraz y más piadosa. Todos serán recibidos por los ángeles con saludos de paz y amor. Están rodeados por ocho puertas principales, y cada nivel  está dividido a su vez en otros cien. Cuando un islámico muere como mártir, Ala le tiene un harén de mujeres para recompensarle, según su sacrificio en la tierra. Morir por Alá es obtener este harén celestial. Por regla general, los muertos son amortajados y se entierran en la tierra, sin un ataúd.

  1. JUDAISMO:

Para los judíos la muerte es una transición hacia la esperanza del advenimiento del Mesías, por lo que estarán durmiendo o esperando en un lugar de descanso temporal, en el mundo de las almas, hasta su aparecimiento, es por ello que en las tumbas judías, en vez de poner flores, se colocan piedras, porque esperan que las mismas sirvan para edificar el nuevo templo y reconstruir los muros de Jerusalén[3].

Existen diferentes puntos de vista sobre la muerte dentro del judaísmo, el más común y prevaleciente es el concepto de que la vida es pasajera y limitada, sin importar los años que vivamos, frente a la eternidad. Ellos afirman que como la muerte no existe para Dios, tampoco puede morir el alma (la cual es parte de Dios); según el Rabino Rittner, el cuerpo es la vestimenta del alma. Cuando el alma se desprende del cuerpo, ya no tiene limitaciones físicas, como en vida. Al panteón le llaman Bet Hajayim (casa de los vivos) porque consideran que la vida es eterna. Según la Torá el alma se divide en tres parte que son:  “néfesh, rúaj y neshamá[4]. Neshamá es el área del alma más elevada, y la más cercana a Dios, mientras que néfesh es el aspecto del alma que reside en el cuerpo. El rúaj está ubicado entre los dos, atando al hombre con su fuente espiritual. En el Nuevo Testamento a estos tres elementos se les define como el cuerpo, el alma y el espíritu.

  1. EL CONCEPTO BIBLICO DE LA MUERTE:

Tristemente en el mundo cristiano se considera la muerte como una tragedia, causa de dolor, tristeza y lamentaciones. En realidad aunque proclamamos la vida eterna y la vida después de la muerte, a la hora de enfrentarla todos le tememos, y luchamos por evadirla, existiendo una contradicción entre la proclama de “la resurrección y la vida eterna” y el “miedo a la muerte”, por lo que no nos resignamos a enfermarnos, y buscamos por todos los medios sanidad. Sin embargo, la muerte desde el punto de vista bíblico es un desplazamiento de una vida terrenal, a una vida celestial, obteniendo un cuerpo espiritual y glorificado (1 Corintios 15:44) de manera que Pablo enseña que hay un cuerpo animal (o natural o físico)  y un cuerpo espiritual o celestial, el cual no está sujeto ni a tiempo, ni a espacio, como ocurre con el cuerpo físico.

La Biblia enseña que el alma es la vida, y su asiento está en la sangre (Levítico 17:11,14), de manera que dar o derramar sangre, es equivalente a dar o derramar la vida[5], es por ello que el principio de la redención y expiación gira en torno al derramamiento de sangre para obtener el perdón, que es equivalente a dar la vida. Es por ello que Hebreos 9:22  dice: “Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión”. En este principio, la teología cristiana presenta el sacrificio de Jesús como el derramar su sangre (dar su vida) para que nosotros fuésemos justificados (Marcos 14:24), lo que representa una muerte sustitutiva (1 Juan 2:2).

[1] –  La Muerte se presenta  con su guadaña o la espada, para cortar el hilo de la vida, a fin de que el alma vaya al otro lado a recibir de lo que aquí se hizo merecedor, según las creencias, pero esto solo sucede con determinadas personas, en general no se necesita la presencia de su personificación y el proceso es automático.

[2] – La arqueología ha ayudado a saber que la práctica de ofrendar  a los muerto es algo común desde hace miles de años en diferentes sociedades prehispánicas.

[3] JudaísmoMorir significa la separación temporal del cuerpo y el alma, para volver a unirse en un futuro próximo (resurrección de los muertos). Es el fin de una unidad temporal que vino al mundo a cumplir un propósito y que ahora se desintegra para, más adelante, recibir la verdadera recompensa de su labor.

[4] – Neshimá, la cual literalmente significa ‘respiración’. Rúaj significa ‘viento’. Néfesh viene de la raíz nafash, que significa ‘descanso’, como en el versículo: “En el séptimo día [Dios] cesó de crear y descansó (nafash)” (Éxodo 31:17).

[5] -La Torá, dice en Deuteronomio 12:23 – 12:25: “Tan sólo sé fuerte para evitar ingerir sangre, pues la sangre es el alma, y no se debe ingerir el alma (ni siquiera) con la carne. (Alude a la prohibición de comer la carne cortada de un animal vivo – Rashi. Que el versículo deba advertir “sé fuerte” es un indicio de que en aquella época era una práctica común ingerir la sangre de los animales). No comas (la sangre), derrámala sobre la tierra como agua. No la comas, y entonces te irá bien a ti y a tus descendientes por hacer lo correcto a los ojos del Señor”.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Muerte. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ._______PUNTO  Y FINAL______/ UN ANÁLISIS SOBRE LA MUERTE -1 –

  1. Cici dijo:

    La muerte es un misterio que nadie lo podrá descubrir, muchos palabras existen en diferentes libros, solo son palabras . Nadie ha muerto y gresado a contar como es .
    Muchos mitos, teorías , leyendas, doctrinas , pero la realidad esque nadie lo sabe . Lo único cierto es que todos moriremos . No crean todo lo que leen y todo lo que escuchan. Y por más investigaciones y científicos que quieran explicarla no hay una certeza de lo que es.

    Hagan el bien siempre , tenga su vida en paz con usted mismo . Mucho fanatismo en todo estos artículos……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.