FIGURAS PÚBLICAS

Mario E. Fumero

Se considera una figura pública, todas aquellas personas que ocupa un cargo político, social, religioso o artístico y que sean conocidos por muchas personas, ya que su figura trascienda a los medios de comunicación. Es inevitable que estas personas estén en la mirilla de la opinión pública, y muchas veces, sean criticadas y juzgadas por sus actuaciones injustamente.

Es lógico que cuanto más alto este uno, más visible será de lejos, y por lo tanto, puede ser objeto de señalamientos, dependiendo de su conducta y palabras, ya que toda acción de un personaje público se hace evidente ante todos aquellos que le conocen, y tristemente, cuanto más conocido o popular sea una persona, más observado y criticado puede ser, de acuerdo a su conducta.

Recientemente un político enojado por señalamientos a su persona le llamo cerdos a los que le criticaron por sus actuaciones en el pasado, pero me pregunto: ¿tenemos derecho a juzgar a las figuras públicas? La Biblia nos enseña que debemos juzgar a las personas, no sólo por la apariencia, sino con un gusto juicio. ¿Qué significa un justo juicio? Que no debemos dejarnos llevar por los chismes, o la falsa apariencia que pueda presentar una persona, sino que debemos indagar y penetrar en sus frutos, porque Jesús dijo que por los frutos los conoceremos (Mateo 7:16). Así que toda figura pública deberá aceptar que todas sus acciones serán alabadas o criticadas, según su conducta en aquel puesto que desempeñe, e indudablemente será juzgado según su comportamiento moral o social.

Los políticos y religiosos son los más vistos por la gente, ya que todo lo que digan podrá ser usado en su contra, si lo que proclaman o prometen no lo vive. En la vida de las personas que son figuras públicas hay dos realidades que debemos reconocer; una es el derecho a su privacidad en lo que se refiere a su vida familiar, y otra es a sus funciones o actuación pública ya sea en el puesto que ocupe, o del mensaje que proclame. Debemos ser coherente entre lo que decimos y lo que hacemos, porque todos los que estamos en una función públicas, seremos observados no solo en lo que hacemos, sino en lo que decimos y vivimos. Quien no quiera soportar las críticas, que se aislé, y no figure en los medios, porque tristemente, cuando más reconocido seamos, más criticado seremos debido a que como dice la Biblia; “tenemos a nuestro alrededor una gran nube de testigos” (Hebreo 12:1)

Cuando un religioso, político o empresario actúa de forma indecorosa, mentirosa o viva inmoralmente, o se enriquece de forma ilícita, los que lo ven tiene el derecho a señalarlo y debe aceptar no solamente las críticas, si no también los señalamientos de todos aquellos que le rodean. Es por ello que la democracia se fortalece cuando los ciudadanos, a la hora de elegir a sus autoridades, los juzgan no por su apariencia publicitaria, sino por las evidencias de sus vidas. Tristemente en la política la mentira se ha convertido en la formula mayor del engaño, y el decir la verdad, muchas veces te elimina de la arena política.

De igual forma, debemos de analizare las vidas de aquellos religiosos que nos prometen una fe ilógica, en donde nos presentan un futuro sin sufrir, mintiendo descaradamente, y negando la realidad revelada por el mismo Jesús. Tristemente estamos inundado de engañadores de la fe, que prometen riquezas y prosperidad, ignorando que en la vida tiene altos y bajos, y que el Señor Jesús nos dijo que en el mundo “tendríamos aflicción” (Juan 16:33). Es por ello que debemos juzgar y señalar a los que no se conducen de forma recta, porque de lo contrario nos hacemos cómplice de sus malas obras.

Es necesario tener cuidado con los señalamientos falsos, porque también esto se constituye un delito, y en la ley de Moisés le llama “falso testimonio”. Nuestro juicio a los que son figuras públicas debe limitarse al análisis de sus hechos, o frutos, de acuerdo a lo que dicen o hacen, y usar la lógica para establecer criterios, tanto en lo político, como en lo religioso, para no dejarnos engañar de los falsos vividores que buscan con el protagonismo y la mentira, su propio bienestar.

 

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.