EL MIEDO A LA MUERTE

Mario E. Fumero

El Supremo Creador nos dio el sentido de la vida, y es por ello que amamos más la vida que la muerte. Esto es lógico, porque el amor nos liga tanto a las personas, como las cosas, y este amor nos lleva en el presente a darle sentido a la vida.

Es normal que todo los que amen la vida, le tengamos un nivel de temor a la muerte, porque la muerte nos desprende de todo lo que forma nuestro mundo. En cuanto más nos apegamos a las cosas y a las personas, más grande será ese temor a la muerte, porque de lo contrario, la vida no tendría sentido. El materialismo y la vida superflua nos vuelven egoístas y egocéntricos, y en este estado, el miedo a la muerte se vuelves pánico, y estas personas, que tienen todas sus esperanzas en lo que poseen terrenalmente, al morir, sienten que lo pierden todo, y su muerte es agónica.

Es por ello que cuando una persona se frustra, o se siente abandonada y desilusionada, se deprime, y el estado máximo de depresión se manifiesta cuando aparece el deseo de querer vivirme, deseamos la muerte. Esto fue lo que le ocurrió al profeta Elías, cuando después de la confrontación con los falsos profetas de Baal en el Monte Carmelo se manifestó el poder de Dios, y aparentemente hubo un avivamiento, pero después se revirtió contra él, y tuvo que huir perseguido por la perversa Jezabel que pedía su cabeza, y cayendo debajo de un enebro en el desierto, deseo la muerte (1 Reyes 19:4). Elías descubrió que su pueblo hebreo se volvió contra él, y en su angustia cayo en depresión.

Nadie desea la muerte, ni debemos rendirle culto a ella, porque fuimos creados para vivir y amar, y la muerte es tan sólo el punto final de la existencia. Los cristianos sabemos que la muerte es una transición entre una vida mortal, hacia una vida eterna, pero Dios nos dio el deseo de vivir, y es por eso que cuanto más amamos, más nos aferramos a la vida, y ningún cristiano normal deseará o buscara la muerte, pero al final de su carrera, descubrirá un secreto, 48 a 24 horas antes de morirnos, el Espíritu Santo nos preparará para aceptar la muerte como una partida y no como una desgracia.

Ningún cristiano normal, que conozca la Palabra de Dios, le rendirá culto a la muerte, ni las buscara, porque esta será sólo la sombra que nos acompañará hasta el final de nuestra carrera, y es ahí cuando entonces, una vez que hayamos cumplido nuestra misión, el Señor nos hará entender que la misma no es el fin, sino el principio de la vida. Porque aunque los ateos creen que con la muerte nos extinguimos, la ciencia afirma que la materia nunca se destruye, solo se transforma. San Pablo afirma que la muerte es un pasar de un cuerpo animal, a un cuerpo espiritual y afirma en 1 Corintios 15:40 que hay un cuerpo terrenal y un cuerpo celestial. La diferencia entre uno y otro es que el cuerpo terrenal es mortal, está sujeto a tiempo y espacio, mientras el cuerpo espiritual es eterno, y no está sujeto a tiempo, ni a espacio.

Debemos aprender vivir con sentido del tiempo, con fe, y al final de nuestros días terrenales vivir con la esperanza que la muerte no es el final, sino el inicio, pero eso sí, hay que amar la vida y no desear la muerte hasta que hayamos acabado nuestra carrera, porque como dice Santiago 4:14-15 “ Y no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es un vapor que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quisiere, y si viviéremos, haremos esto o aquello”.

Vivamos con sentido, aprovechemos el tiempo en amar y servir, porque todo lo demás es vanidad y al final de nuestra carrera alcanzaremos la muerte con dignidad y valor.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Muerte. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL MIEDO A LA MUERTE

  1. Frank Latimer dijo:

    ASÍ ES …y tenga en cuenta que hay personas cuya condición solo tiene como consuelo la muerte,es decir el paso a una vida eterna libre del dolor diario, que realmente convierte la vida en muerte …para estos todo se da la vuelta, porque están muertos y esperan vivir al salir del cuerpo …eso convierte la vida cristiana en algo muy sencillo de entender y muy conveniente ,porque además de ver el el mundo como realmente es, se le valora como lo que realmente es
    …breve tribulación momentánea .
    DIOS LE BENDIGA .
    QUE PRIVILEGIO EL SUYO ,DE LLEVAR UNA VIDA ENTERA DE SERVICIO A OTROS , PORQUE ADEMÁS DE VIVIR ETERNAMENTE… TENDRÁ GRAN PREMIO .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.