NO OLVIDES DE DONDE TE SACÓ EL SEÑOR

Autor desconocido

Es bien fácil de entender, si con confianza, docilidad y mansedumbre nos acercamos a Dios. Esto es lo que significa: “Somos pecadores lavados por la Sangre de Cristo”.

No debemos olvidarlo jamás, para que no nos volvamos arrogantes. Porque podemos comenzar a comportarnos como si nunca hubiésemos sido pecadores, y nunca hubiéramos vivido en un estado lamentable, miserable y desgraciado. Tener bien presente de donde nos sacó el Señor, es una señal de humildad y de reconocimiento al Señorío de Cristo y Su autoridad en nuestra vida. Nos hace bien recordarnos a nosotros mismos que, no somos autosuficientes y que hemos llegado a ser hijos de Dios, miembros del Cuerpo de Cristo y con el privilegio de servirle, sólo por la Gracia y la Misericordia de Dios, y no por nuestro propio mérito, o nuestras obras, o nuestras fuerzas y capacidades.

El que se olvida de donde lo sacó el Señor, tiene que mirar el hueco de la cantera de donde fue sacado, para no ensoberbecerse, porque esto puede llevarle a tomar decisiones torpes y necias, haciendo justo lo contrario a la voluntad de Dios. Isaías 51:1 “Oídme, los que seguís la justicia, los que buscáis a Jehová. Mirad a la piedra de donde fuisteis cortados, y al hueco de la cantera de donde fuisteis arrancados.”
Nunca debemos olvidar de donde nos sacó el Señor para que tengamos siempre presente que necesitamos depender de Dios, oír Su voz y recibir Su dirección, para vivir consagrados a su servicio, bajo Su cobertura y en obediencia a Él. En la carta a los Romanos, el apóstol Pablo señala que algunos creyentes, subidos en su orgullo, convertido en una caja de cartón, a modo de pódium, habiendo olvidado lo que Dios hizo por ellos, se dejaron llevar por la lógica humana y por la carne, o también por una falsa espiritualidad (que es un espíritu inmundo) y se perdieron en su vanidad. Pensando ellos que eran sabios y que estaban actuando rectamente, se volvieron necios. Romanos 1:21-22 “21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.22 Profesando ser sabios, se hicieron necios.”
Nuestra propia necedad puede llevarnos a caer de la Gracia de Dios. Por eso, el apóstol Pablo se dirige a los creyentes de la ciudad de Filipo, advirtiéndoles con todo cariño, de que la salvación se puede perder, si bajamos la guardia, y cayendo en la trampa del enemigo, descuidamos el tesoro más grande que Dios nos ha dado. Y les dice: cuidad de vuestra salvación con temor y temblor. Filipenses 2:12-16 “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.”
En ocasiones, el Señor también permite que tengamos un aguijón en la carne que nos recuerde siempre que lo que hemos logrado y tenemos ha sido sólo gracias a Él. Nuevamente el apóstol Pablo nos enseña: 2 Corintios 12:7,10  “7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Testimonio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a NO OLVIDES DE DONDE TE SACÓ EL SEÑOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.