“EL CELIBATO” UNA PIEDRA EN EL ZAPATO DEL VATICANO

Mario E. Fumero

Uno de los grandes conflictos que actualmente tiene la Iglesia Católica Romana, y el cual se ha convertido en una piedra en el zapato del Papa Francisco, es la abolición o permanencia del celibato dentro de la Iglesia, el cual pudiera ayudar a evitar muchos problemas relacionados con la homosexualidad, pederastia y otras conductas sexuales que ocurren tras bastidores en diversos países y que ha causado denuncias y escándalos en los medios. También tendrán que analizar  la falta de vocaciones para el sacerdocio, porque la generación de hoy es más liberal y promiscua que las anteriores.

El celibato dentro de la Iglesia Católica Romana es un dogma de fe, y no tiene sustento bíblico ni teológico, ya que el apóstol San Pedro, supuestamente considerado como el primer Papa, era casado, pues relata las escrituras que Jesús le sanó la suegra, y si tenía suegra, no cabe duda que también tenía una mujer (Mateo 8:4). Esto demuestra  que no existe en las Escrituras un fundamento doctrinal que imponga el celibato como dogma de fe para los ministros, aunque el apóstol San Pablo lo recomienda voluntariamente,  pues afirma que si alguno no se casa,  podría dedicarse mejor a las cosas del Señor (1 Corintios 7:32) pero esto no es una imposición, sino una elección, ya que para ello debe tener el don de continencia (1 Corintios 7:9).

Algunos líderes y obispos de la Iglesia Católica tratan de enfrentar la crisis vocacional que tienen, proponiendo que se acepten como sacerdotes a los hombres casados, pero el ala conservadora del Vaticano mantiene su firme postura de mantener  vigente el celibato, aunque en los tiempo moderno esto represente una piedra en el zapato del Vaticano y un motivo de demandas y escándalos.

Mantener esta posición radical  va a contribuir a que los escándalos sexuales sigan apareciendo, y no perecen aceptar que en las últimas décadas la iglesia católica ha sufrido grandes crisis y demandas millonaria debido a la mala conducta de algunos sacerdotes que han sido acusados y señalados como enfermos sexuales, lo que pone en tela de juicio el testimonio del cristianismo.

Negarle al hombre el derecho al matrimonio para poder servir a Dios es ilógico, máxime en nuestros tiempos. Este dogma va contra la Palabra de Dios y aunque ya existían movimientos dentro del catolicismo que proponían que los religiosos practicasen el celibato entre los  siglos III y IV,  no fue  hasta el años 1123  al 1139 que se impondría para convertirse en un dogma  de fe en los dos concilios de Letrán por los papas León IX y Gregorio VII. La causa por la cual se estableció el celibato consistía en acaparar más poder económico, al exigirle a los líderes religiosos, por medio del voto del celibato, que se casaran con la iglesia, y al morir, todos los bienes que habían adquirido pasaban a la Iglesia Católica. Esto le permitió al Vaticano tener un gran poder económico en la Edad Media, porque incluso, cuenta la historia que muchos cardenales y obispo compraron sus puestos, y aportaron sus grandes fortunas a las arcas del Vaticano.

Tarde o temprano le Iglesia de Roma deberá aceptar el matrimonio de sus sacerdotes, o de lo contrario, se tendrán que enfrentar a denuncias, demandas y escándalos que la debilitaran aun más de lo que ya está en estos momentos, porque no podemos ir contra la historia, los tiempo modernos y la realidad social de  un mundo en donde todo se sabe de la noche a la mañana.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

.

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Celibato, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “EL CELIBATO” UNA PIEDRA EN EL ZAPATO DEL VATICANO

  1. Erwin dijo:

    ¿Qué hay del pecado en el hombre?
    Todos tenemos distintos tipos de debilidad. Unos luchamos con el sexo, otros con el dinero, otros con el poder; dentro de cada tipo han un sinfín de temáticas.
    Entiendo que todos tenemos luchas en todas éstas áreas, pero hay una que es más fuerte que las otras.
    Hay otro aspecto: los dones de Dios. A unos les dió el don de continencia, a otros de riquezas y a otros de poder.
    El problema es cuándo caemos en la tentación de nuestra concupiscencia cualquiera que sea, desobedeciendo los preceptos de Dios, en cualquiera de éstos.
    Ahora, los que están en el cargo de dirigir o lo anhelan hacer en una comunidad de creyentes, deben ser ejemplo de los mismos y de los que no pertenecen a ella en palabra, conducta, espíritu, fe, amor y pureza; esto con sinceridad delante de Dios y los hombres.
    Esto vale tanto para una persona natural o jurídica.

  2. ileana dijo:

    Totalmente de acuerdo.

  3. alberto munnier dijo:

    Buena aclarada pastor fumero para la iglesia catolica pedro es el primer papa y Jesus sano a la suegra de pedro prefiero no agregar ofensas saludos chile

Responder a alberto munnier Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .