LA CONCIENCIA DEL AMOR

Ángel Bea

“La conciencia del amor propio está tan profundamente arraigada en las cosas más elevadas y más espirituales, que no puede arrancarse ni viviendo en un campo de concentración” (Viktor Frankl)

Esta frase del autor ya mencionado en otras ocasiones, hace referencia  a la imposibilidad de que al ser humano se le pueda arrebatar lo que es lo esencial a cada persona. Ni el confinamiento, ni los insultos, ni los golpes, ni las vejaciones… Nada puede ir más allá de aquello que se ve,  se castiga y se tortura una y otra vez con la finalidad de conseguir un total y absoluto sometimiento. El altar de la conciencia no puede ser invadido por nadie, si uno no quiere.

Al respecto, puedo recordar cuando, en la segunda mitad de la década de los años 70 leí el libro titulado: “Un día en la vida de Iván Denisovich” (Alexander Solzhenitsin). El autor relata lo que era un día en un campo de concentración de la Unión Soviética (socialistas, primos hermanos de los que fabricaron los otros campos de concentración, nacional-socialistas-nazis).

Ponía los pelos de punta. Terrorífico resultaba leer sobre el frío (30/40 grados bajo cero) el hambre que pasaban y las enfermedades que contraían y por todo lo cual morían los prisioneros. Todo eso, además del maltrato, los insultos y los castigos que recibían por… casi nada.

En medio de aquel “infierno frío” (frío, en todos los sentidos) hubo algo que me llamó la atención más que ningún otra cosa. A lo largo de todo el relato, muy de vez en cuando el autor  menciona a un pequeño grupo de hombres (cinco o tal vez seis)  que él identificó como cristianos anabaptistas. Como otros muchos millones de cristianos, ortodoxos, católicos, protestantes, etc.,que sufrieron bajo la pesada bota del régimen-comunista-soviético, por el solo hecho de ser cristianos o, simplemente, religiosos (todavía recuerdo como mis amigos comunistas de los años 60, me hablaban del régimen soviético como “el paraíso”. En otra ocasión hablaremos de eso). Al fin y al cabo como ellos decían que “la religión es el opio del pueblo” había que extirparla de la faz de la tierra, acabando con sus practicantes en los campos de concentración o de otras maneras.

Con muy breves palabras, Solzhenitsin describe aquel pequeño grupo de cristianos, al frente del cual él identifica a uno que parecía el líder: Alioska. Al hacerlo, a uno le queda bien dibujada la imagen del carácter de Cristo en su actitud y comportamiento en un lugar infernal, como era el campo de concentración. Como no tengo el libro, dado que lo perdí… tiro de memoria:

“A Alioska y sus amigos se les ve siempre unidos y siempre contentos; no protestan por nada y siempre están conformes. Todo lo comparten entre ellos, aunque tengan poco…”

¿Eran tontos, esta gente?. ¿Amor, comunión (común unión), gozo, y conformidad en una situación imposible de cambiar para ellos? Esas eran cosas que había dado sentido a sus vidas y por lo cual vivían. Y dado el carácter de los llamados anabaptistas y cómo entendían la radicalidad del Evangelio de Jesucristo, sabemos de dónde les venía su fuerza, el sentido a sus vidas y la incapacidad de sus torturadores para, como dijo Viktor Frankl,  “…las cosas más elevadas y más espirituales, que no puede arrancarse ni viviendo en un campo de concentración”.

Nosotros no  estamos en un campo de concentración. Evidente. Hay cosas que se pueden y se deben cambiar; pero dicho sea de paso,  podríamos añadir que lo que Alioska y sus compañeros vivieron, dando el mejor testimonio cristiano, es lo que nos corresponde a nosotros hacer/vivir, en medio de cualquier crisis, incluida la  creada por el coronavirus: Unidad, comunión (común unión) gozo -aún en medio  de la tristeza- y generosidad unos para con otros y para con todos; pero también añadimos: Oración.

Que el Señor extienda su bendición sobre todos nosotros.

(Ángel Bea)

…………………………….

NOTA: Si alguien leyó el libro mencionado y cree que no fui exacto en lo que dije, puede hacérmelo saber. Hace muchos años que lo leí. Gracias.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Amor, Ángel Bea. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .