AVIVAMIENTO VS. REVOLUCIÓN (PARTE 3 DE 4)

¿CUÁL SERÁ?

Por Dr. David R. Reagan

UN RESPIRO TEMPORAL

Es cierto que, en Su gracia y misericordia, Dios nos ha dado un respiro temporal — una ventana de gracia a través de la milagrosa elección de Donald Trump en 2016.

Creo que es muy interesante que, en 1980, cuando Ronald Reagan fue elegido, Francis Schaeffer, una de las voces proféticas de Dios para los Estados Unidos, también se refirió a la elección de Reagan como una “ventana de gracia” de Dios, y lo fue.

Pero, tan pronto como su mandato terminó en 1989, nuestra sociedad retomó el camino que había dejado en su rechazo de los valores judeocristianos y siguió con su espiral descendente hacia el foso secular y pagano del humanismo.

Nuestra nación, como Judá, ha ido demasiado lejos en su rechazo de Dios. Creo que hemos alcanzado el punto donde nuestra herida se vuelto incurable. La elección de Trump no es un presagio de nuestro futuro. Y puedo demostrarlo con tres hechos brutales.

Después de ocho años de la administración más impía en la historia estadounidense:

1) El Presidente Obama dejó el cargo con una aprobación del 60%.

2) Su heredera designada, Hillary Clinton, recibió 3 millones de votos más que Trump.

3) Y el futuro de nuestra nación —  los mileniales (18-29 años de edad) — apoyó a un socialista abierto (Bernie Sanders, nota del traductor), y cuando no logró la nominación, votaron abrumadoramente por Clinton.

4) Más importante aún, la ignorancia de la Palabra de Dio ha llegado a caracterizar tanto a nuestra nación como a los cristianos profesantes.

Esta ignorancia se refleja en las últimas encuestas realizadas por la Asociación Barna, ¡que muestran que sólo el 9% de los estadounidenses se pueden caracterizar como creyentes en la Biblia! Y aún más impactante, ¡sólo el 17% de los cristianos profesantes son verdaderamente creyentes en la Biblia!

¿Y qué es lo que determina a un cristiano creyente en la Biblia? Las respuestas a las siguientes seis preguntas:

  • 1) ¿Existe la verdad moral absoluta?
  • 2)  ¿Es la Biblia totalmente precisa en todos los principios que enseña?
  • 3) ¿Es Satanás un ser real y no simplemente una fuerza simbólica?
  • 4) ¿Pueden las personas ganar su camino al Cielo haciendo buenas obras?
  • 5) ¿Vivió Jesús una vida sin pecado?
  • 6) ¿Es Dios el omnisciente y omnipotente creador del mundo quien aún gobierna el universo hoy?

De nuevo, sólo el 9% de los estadounidenses pueden responder estas preguntas bíblicamente, y sólo el 17% de los cristianos profesantes pueden hacerlo.

¿Es de extrañar que una encuesta nacional reciente del Instituto de Cultura y Fe Estadounidense George Barna revelara que el 77% de los estadounidenses creen que el divorcio es aceptable; el 71% cree que las relaciones sexuales entre adultos solteros son aceptables; el 69% cree que tener un bebé fuera del matrimonio es aceptable; el 58% cree que ver pornografía es aceptable?

O, considere lo que las encuestas de opinión pública están mostrando con respecto al matrimonio entre persona del mismo sexo: la aceptación del “matrimonio” homosexual ha aumentado rápidamente, de un 37% en 2007 a un 62% en 2018. La aceptación entre los evangélicos blancos ha aumentado del 14% en 2007 al 35% en 2018. La última encuesta en 2018 muestró que sólo queda un estado en la Unión donde una mayoría de personas se oponen al matrimonio homosexual: ¡Alabama!

Nuestra nación necesita despertar al hecho de que legalizar una abominación no la hace moral. Así es como lo expresó una organización:

  • “La legalidad no es sinónimo de moralidad.
  • La esclavitud estaba mal, cuando era legal.
  • El aborto está mal, aunque sea legal.
  • El ‘matrimonio’ homosexual está mal, aunque sea legal”.
  • El Triunfo del Humanismo

Mis amigos, tenemos que afrontar el hecho de que hemos perdido la guerra cultural. El humanismo ha triunfado. Ahora somos una nación rogándole a Dios que nos lleve del juicio a la destrucción.

Trump en la Marcha por la Vida

 

Si el Presidente Trump es sucedido por otro liberal radical, apoyado por un Congreso liberal radical, el cambio será rápido e impresionante.

Todas las órdenes ejecutivas de Trump, de acuerdo con los principios judeocristianos, se revertirán de la noche a la mañana.

La Segunda Enmienda será objeto de un ataque concertado.

Se promoverán el aborto, la eutanasia y el infanticidio.

Se ampliará la legislación sobre el discurso del odio, para evitar que las personas se pronuncien contra el Movimiento de la Perversión Sexual y el aborto.

Israel será abandonado.

Las expresiones del cristianismo se limitarán a los edificios de la iglesia.

La gente dice, “Pero la Corte Suprema se mantendrá como un muro de protección contra la marea de paganismo y secularismo”. Mi respuesta es: “No cuente con ello”.

The Roberts Court, November 30, 2018. Seated, from left to right: Justices Stephen G. Breyer and Clarence Thomas, Chief Justice John G. Roberts, Jr., and Justices Ruth Bader Ginsburg and Samuel A. Alito. Standing, from left to right: Justices Neil M. Gorsuch, Sonia Sotomayor, Elena Kagan, and Brett M. Kavanaugh. Photograph by Fred Schilling, Supreme Court Curator’s Office.

(Corte Suprema de los Estados Unidos)

Un Presidente radical, con un Congreso que lo apoye, puede socavar a la Corte, al aprobar legislación para aumentar los miembros de 9 a 11, y para permitir nombramientos adicionales para cada juez que permanezca en la corte más allá de la edad de 70 años.

Lo que la mayoría de la gente olvida, o no sabe, es que el Congreso ha cambiado el tamaño de la Corte cinco veces, aumentando o disminuyendo el número de jueces  — cada vez por razones políticas.

Nuestra Constitución no especifica el número de jueces. La Corte comenzó con 6 jueces. Se incrementó a 7 en 1807 y a 9 en 1837. Se aumentó aún más a 10 miembros en 1863, y luego se redujo a 7 en 1866, para prevenir que el Presidente Andrew Johnson hiciera nombramientos. El tamaño actual de 9 se estableció en 1864.

Además, como lo están demostrando una vez más las decisiones recientes de la Corte, nunca se puede saber con certeza cómo votará un juez una vez que sea designado para la Corte. La tendencia a lo largo de la historia moderna ha sido que los jueces conservadores se vuelvan liberales, como es la situación actual con el Presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

En la cuarta y última parte de esta serie, que determina lo que la Biblia tiene que decir acerca de un futuro avivamiento o revolución en Estados Unidos, nos reconfortará la esperanza que la Biblia provee.

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en David R. Reagan, Revolución. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .