LA PROFECÍA DE LA SEMANA DE MILENIOS (PARTE 2 DE 2)

LA TEORÍA DEL DÍA MILENIAL

Por Dr. David R. Reagan

ESCRITOS CRISTIANOS PRIMITIVOS: La Teoría del Día Milenial judía fue retomada por los primeros padres de la fe cristiana y adoptada por ellos. Por ejemplo, Justino Mártir (100-165 d.C.), en su Diálogo con Trifón, afirmó su creencia de que la tierra durará 6,000 años, seguidos de un Shabat de descanso que durará 1,000 años.

Pero, incluso antes de esto, el concepto se expresó en detalle en La Epístola de Barnabás, cuyo texto completo se conserva en el Códice Sinaítico, donde aparece inmediatamente después del Nuevo Testamento, y antes del Pastor de Hermas. Los eruditos estiman que fue escrito entre el 70 y el 132 d.C. El autor describe la Teoría del Día Milenial en estas palabras.

“E hizo Dios en seis días las obras de sus manos y acabólas en el día séptimo, y descansó en él y lo santificó” (Génesis 2:2). Atended, hijos, qué quiere decir lo de: Acabólos en seis días. Esto significa que en seis mil años consumará todas las cosas el Señor, pues un día es para Él mil años…Por lo tanto, hijos, en seis días, es decir, en los seis mil años, se consumarán todas las cosas. “Y descansó en el día séptimo”. Esto quiere decir: Cuando venga su hijo y destruya el siglo del inicuo y juzgue a los impíos y mudare el sol, la luna y las estrellas, entonces descansará de verdad en el día séptimo (Epístola de Barnabás, capítulo XV).

A finales del siglo II, Ireneo (130-202), Obispo de Lyon, Francia, escribió: “Porque en tantos días como este mundo fue creado, en tantos miles de años será concluido”. Luego agregó que después de que el Anticristo haya devastado al mundo, el Señor regresará y proporcionará al mundo descanso “en el santificado séptimo día”.7

Uno de los teólogos más influyentes del siglo III, Hipólito de Roma (ca. 170-235), afirmó que “6,000 años deben cumplirse para que llegue el Shabat, el descanso, el día sagrado en el que Dios descansó de todas Sus obras”. La creencia generalizada en la Teoría del Día del Milenio entre los primeros cristianos es atestiguada por Edwar Gibbon en su Historia del Imperio Romano. Escribió:9

La antigua y popular doctrina del Milenio estaba íntimamente relacionado con la segunda venida de Cristo. Como las obras de la creación se habían terminado en seis días, su duración en su estado actual, según una tradición que fue atribuida al profeta Elías, se fijó en seis mil años. Por la misma analogía, se infirió que este largo proceso de labor y contienda, que ahora ya casi ha transcurrido, sería sucedido por un gozoso Shabat de mil años;  y que Cristo, con el grupo triunfante de los santos y los elegidos que habían escapado de la muerte, o que habían sido revividos milagrosamente, reinaría sobre la tierra hasta el tiempo señalado para la última resurrección general.

Pero, a pesar de esta temprana popularidad del concepto, dejó de ser aceptado después del 400 d.C., cuando la iglesia católica romana, bajo la influencia de las interpretaciones espiritualizadoras de Orígenes y Agustín, adoptó el punto de vista amilenial, que sostenía que Jesús nunca iba a regresar para reinar sobre esta tierra durante mil años. 

CRISTIANISMO MODERNO

La Teoría del Día Milenial experimentó un renacimiento después de la Reforma, cuando la gente comenzó a obtener copias de la Biblia en sus propios idiomas. El punto de vista premilenial de los eventos del tiempo del fin fue revivido y con él, la idea de que 6,000 años de historia serían seguidos por el reinado de 1,000 años de Jesús. 

El concepto fue fuertemente respaldado en el primer libro de profecía bíblica más vendido en la historia: Jesus is Coming, por William E. Blackstone, publicado por primera vez en 1898. Señaló que el concepto fue desarrollado por primera vez por los sabios judíos antes de la época de Cristo, y se menciona con frecuencia en el Talmud. Lo llamó “el Shabat de las semanas de Dios”.10

Muchos maestros de profecía bíblica de hoy en día también han respaldado la teoría. Por ejemplo, en 2012, el Dr. Jack Van Impe (1931-2020), uno de los principales proclamadores de la profecía bíblica en el siglo XX, dio su apoyo al concepto en un artículo impreso en su boletín.11 Lo respaldó nuevamente en 2016, y concluyó: “¡Estamos en el umbral del día final! Una cosa es cierta: sólo quedan unos minutos antes de la medianoche. La hora de cierre está sobre nosotros. La Era de la Gracia está a punto de terminar, y los creyentes pronto gobernarán y reinarán con el Señor Jesucristo”.12

El distinguido experto en doctrina Cristiana, Mike Gendron, se hizo eco de la teoría de los 7,000 años, en un artículo que publicó en 2013, cuando observó:13

Los primeros 2,000 años de la historia humana terminaron cuando la ira de Dios se derramó sobre el pecado en el Diluvio. Los segundos 2,000 años terminaron cuando la ira de Dios se derramó sobre el pecado en la Cruz. Y los terceros 2,000 años terminarán con Dios derramando Su ira sobre el pecado durante la Tribulación. 

Fechando la Teoría de los 7,000 Años

Todo esto nos lleva a una pregunta crucial. Si esta Teoría del Día del Milenio es bíblica, entonces, ¿qué tan cerca estamos del final de los 6,000 años que inaugurarán el reinado milenario de Jesús?

Ésta no es una pregunta fácil de responder. La primera pregunta se relaciona con el punto de partida de los 6,000 años. James Ussher (1581-1656), arzobispo de Irlanda a principios del siglo XVII y profundo erudito, calculó el comienzo del mundo en 4004 a.C., o exactamente 4,000 años antes de la fecha generalmente aceptada para el nacimiento de Jesús en el 4 a.C.14 Basó su hallazgo en las genealogías bíblicas.

Muchos han desafiado los cálculos de Ussher. Otros que los aceptan, han argumentado que la fecha de inicio de la cuenta regresiva de 6,000 años debería ser la fecha en que Adán pecó. Esa fecha, por supuesto, no se conoce, y se ha estimado que podría ser desde unos pocos meses después de la creación hasta 110 años.15

La segunda pregunta se relaciona con el punto de partida de la cuenta regresiva de los últimos 2,000 años: ¿desde el nacimiento de Jesús o desde Su muerte? Y, en cualquier caso, ¿cuál es la fecha correcta? Algunos argumentan que nació en el 4 a.C.; otros en 6 a.C. La fecha generalmente aceptada de Su crucifixión es 30 d.C., pero estoy personalmente convencido de que fue el 31 d.C.16

Contando 2,000 años desde el 31 d.C. coloca Su regreso alrededor del año 2031. En mi investigación, encontré a casi todos los escritores especulando entre 2026 y 2033. Otro problema con todos estos cálculos es si se utilizan años normales, según el calendario solar, o años lunares de 360 días. ¡Y esto se complica aún más por el hecho de que los judíos usaban un calendario lunar/solar!

Entonces, como puede ver, no es posible calcular con precisión ni el comienzo ni el final de los 6,000 años desde la creación. Pero según cualquier cálculo, la conclusión tiene que ser que estamos cerca del final.

OTRA PREGUNTA CRUCIAL

Sin embargo, hay una pregunta que surge inmediatamente de mi conclusión. Si estamos cerca del final de los 6,000 años de historia humana, ¿por qué es éste el año 5781 en el calendario judío? En otras palabras, si estamos tan cerca del final de los 6,000 años, ¿por qué dice el calendario judío que estamos a 219 años de esa fecha?

Realmente hay una respuesta muy simple a esta pregunta. Así como el calendario gregoriano occidental tiene una diferencia de cuatro a seis años, el calendario judío contiene un error aún mayor de más de 200 años.

El cálculo de los años del calendario judío, según el Talmud, fue realizado en el siglo II d.C. por el rabino Yose ben Halafta. Su cronología rabínica se llama Seder Olam Rabbah.17 Es casi universalmente aceptado que el calendario está desfasado por lo menos 200 años, debido al hecho de que el rabino Yose adivinó mal en cuanto a la duración del período intertestamental, para el cual no existen registros bíblicos. Los historiadores seculares se refieren a este período como “el período persa”. La cronología rabínica dice que duró 52 años. La cronología aceptada de los expertos históricos dice que duró 207 años, lo que equivale a una diferencia de 155 años. 

Un libro notable publicado en 1997 examina este problema en detalle y prueba más allá de toda duda, que la cronología judía tiene serias fallas. Se titula Jewish History in Conflict (Historia Judía en Conflicto).18 El autor es un abogado de Nueva York y judío ortodoxo llamado Mitchell First. Todos los errores que señala en el calendario judío ascienden a un total de más de 200 años.

Con una evidencia tan abrumadora de errores importantes en el calendario judío, ¿por qué los judíos no corrigen su calendario? La fuerza de la tradición es, sin duda, una de las principales razones. Otra es lo que se llama en los círculos judíos “la doctrina de la fe en los pronunciamientos de los sabios”. Esta doctrina requiere que a los sabios judíos se les conceda el beneficio de la duda.19

Hay una tercera razón para la renuencia judía, una que la mayoría de los rabinos y eruditos se resisten a admitir. Mitchell First niega que tenga algún significado, pero cita a tres eruditos judíos que afirman sin rodeos que están convencidos de que ésta es la razón más importante.20 Es la idea de que los sabios judíos declararon intencionalmente una cronología incorrecta de Daniel 9 con el fin de evitar que las personas usaran el pasaje para predecir con precisión el momento en que vendría el Mesías.

La conclusión es que, en lugar de que éste sea el año judío de 5781, debería, en cambio, estar en las cercanías de 5991 o posterior. 

OTRAS PROFECÍAS CONFIRMATORIAS

Hay dos profecías que me gustaría mencionar para terminar, una del Antiguo Testamento y otra del Nuevo, las cuales corroboran la Teoría del Día del Milenio, e indican que definitivamente estamos viviendo en la época del regreso del Señor.

La primera fue pronunciada por Jesús en el Discurso del Monte de los Olivos, que pronunció a Sus discípulos durante la última semana de Su vida. En Mateo 24:32-34, Jesús declaró en la “Parábola de la Higuera”, que cuando la higuera vuelva a florecer, la generación que sea testigo de ese evento, será la que vivirá cuando el Señor regrese.

A lo largo de las Escrituras, la higuera se utiliza a menudo como un símbolo de Israel. De hecho, una indicación de esto ocurrió el día antes de que Jesús hablara esta parábola. Mientras Él y Sus discípulos estaban caminando en el Monte de los Olivos, se encontraron con una higuera estéril. Jesús pronunció una maldición sobre ella y se secó (Mateo 21:18-19). Ésta fue una profecía simbólica de que, debido a que el pueblo judío (representado por la higuera) había rechazado a Jesús como su Mesías (y eran, por lo tanto, estériles), su nación dejaría de existir.

Luego, al día siguiente, Jesús les recordó el árbol y dijo que cuando vuelva a florecer (cuando la nación sea restablecida), el Señor regresará. Esa profecía, como la profecía de los Días Milenarios, indica que estamos viviendo en la época del regreso del Señor. 

La segunda profecía que sustenta la Teoría del Día del Milenio se encuentra en Oseas 5:15.hasta el 6:3. Este pasaje dice que el Mesías regresará al Cielo y permanecerá allí hasta que el pueblo judío reconozca su culpa al rechazarlo y busquen fervientemente Su rostro — algo que pasará durante un tiempo de graves problemas para ellos (la Tribulación). El Mesías se irá por “dos días”. Regresará el “tercer día”, y resucitará al pueblo judío, refrescándolo como una lluvia primaveral.

Como Dios calcula el tiempo, han pasado “dos días” desde que Jesús ascendió al Cielo, porque para Dios, “un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8; Salmos 90:4).

Conclusión

Nadie puede saber la fecha del regreso del Señor, pero las señales de los tiempos y las profecías como las consideradas en este artículo, definitivamente indican que somos la generación terminal, que vivimos en la época del regreso del Señor. 

La pregunta crucial es ésta: ¿Está listo? Si Jesús apareciera en los cielos hoy para sacar a Su Iglesia de este mundo antes de la Gran Tribulación, ¿estaría listo? ¿Lo recibiría con gran regocijo, como un becerro liberado de un establo? (Malaquías 4:2). ¿O se arrastraría a un agujero en el suelo y gritaría para que las montañas cayeran sobre ti? (Lucas 23:30).

Para estar listo para el regreso del Señor en cualquier momento, todo lo que debe hacer es arrepentirse de sus pecados y recibir a Jesús como su Señor y Salvador. Nacerá de nuevo y recibirá la morada del Espíritu Santo, quien le sellará para su redención y servirá como tu guía y ayudador espiritual, a medida que comienza a vivir para Cristo. Cuando haga esto, debe buscar una iglesia creyente en la Biblia que exalte a Jesús como la única esperanza para el mundo. También necesita dar testimonio de su fe en el bautismo y participar en un grupo de estudio bíblico, para que pueda comenzar a crecer en el Señor.

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe

Original article:The Prophecy of the Week of Millenniums

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .