LOS CRISTIANOS Y EL ABORTO

Mario E. Fumero

          El aborto se ha convertido en uno de los más horrendos crímenes de nuestra “civilización”, y pongo “civilización en paréntesis porque son los humanos los únicos que destruyen a sus crías, pues los animales las protegen.

          Las leyes aprobadas por gobiernos liberales permiten incluso que las mujeres puedan realizar abortos parciales mediante un procedimiento monstruoso. El aborto por nacimiento parcial es un tipo de aborto que se practica entre los seis y nueve meses de gestación. Durante este procedimiento el médico induce un parto y extrae al bebé de los pies y antes de que el cuerpo sea expulsado, al bebé se le tritura el cráneo y se le succiona el cerebro. Esto ha producido que los grupos cristianos fundamentalistas condenen tal practica la cual comenzó en la administración del presidente George W. Bush entre los años 1989 y 1993, la cual es considera prohibid por ser un acto inhumano.

          Sin embargo, estudios hechos dentro de la sociedad norteamericana, entre católicos y evangélicos, se descubrió que los que más acuden a esta practica son los mismos cristianos, lo que causa una contradicción incongruente con la doctrina de la iglesia cristiana. En un informe de la revista “Charisma News y Religion today” fechado en NEW YORK el 29 enero 2001 se dice que “Muchos cristianos recurren al aborto sólo para ‘mantener la buena imagen’ y esconder que han actuado en contra de la moral cristiana” declaró Pruett, el cual añadió que la mitad de las 150 mujeres que abortaron en contra de sus consejos, durante 13 años de trabajo en esta área, eran cristianas.

En una encuesta con aproximadamente 10,000 mujeres que deseaban abortar, conducida por el Instituto Alan Guttmacher en 1994-5, el estudio establecía que las católicas eran las que más posibilidad tenían de llegar a decidir abortar, pese a la férrea posición del Vaticano contra todo tipo de aborto. Las mujeres de educación protestante tenían algo menos, un porcentaje del 69%, y en aquellas con una experiencia personal de conversión profunda, bajaba a un 39%. Pruett dijo que los abortos entre cristianas debería ser un punto urgente de reflexión para las iglesias. En este proceso, tras el aborto, es importante recibir el perdón de Dios, como “la necesidad de reconocer que lo que ha ocurrido es la muerte de un niño.”  Muchas mujeres, tras abortar, viven en las iglesias un tormento silencioso, dijo Pruett. “Van autodestruyéndose lenta y progresivamente y a sus familias con ellas”.

          Esta es la realidad de un cristianismo debilitado en la practicas, pero lleno de teoría. No podemos negar que la verdadera fe tiene que ver con un quehacer, y no tan solo con un creer, porque como dice la Palabra, los demonios también creen y tiemblan. Los crímenes institucionalizados por leyes hacen afrenta a la vida y al mandamiento de la Palabra que dice: “NO MATARAS”, sin embargo, podemos aceptar que hay situaciones puntuales en que ciertos tipos de aborto se pueden justificar clínicamente, principalmente aquellos casos de deformación, violación o peligro de muerte, pero estos no llegan ni al 1% del total de los abortos que se practican.

          No debemos ser radicales, ni aspirar en una “abolición total del aborto”, pero la menos debo luchar para que no sea tan permisivo, y se cometan actos tan brutales como los aquí señalado. Consideramos que la liberalidad nos puede llevar al abuso y al crimen legalizado. En ciertos marcos, como en España, médicos ginecólogos cristianos que se han opuesto a practicar abortos han sido llevado a los tribunales, por negarse a prestar un servicio en los centros del estado si no están de acuerdo con tales prácticas. ¿No es acaso el medico un luchador por dar o alargar la vida?  Obligarles a matar es ir contra su juramento Hipocrático.

          Si una cristiana peca, y cae en fornicación, y como consecuencia queda embarazada, el deber de la iglesia es ayudarle a salir adelante para no complicar su pecado con otros peores. Si para encubrir un error se acude al aborto, se comete un triple pecado, el primero seria “fornicar o adulterar, el segundo “matar” y el tercero engañar, aparentando algo que no es cierto. Los últimos dos pecados “matar y engañar” son peores que el primero “fornicar” porque con el primero atento contra mi cuerpo, pero con los dos últimos atento contra terceros, y estos pecados pueden ser mas graves.

          Eduquemos a nuestros jóvenes a que se guarden sin pecar, y si pecaran, que reconozca a Jesús como su abogado, y afrontan las consecuencias. No hagamos que, por la presión eclesial o social, los cristianos acudan al aborto. Es triste que la mayoría de las mujeres abortistas sean cristianas, e incluso, a veces, los incrédulos tienen más temor de abortar, que los mismos cristianos, lo que nos lleva a reflexionar, y pensar que muchas veces las iglesias alientan la hipocresía, y no tratamos de enseñarle a nuestros jóvenes como afrontar sus errores sin causar un daño mayor. que aquel primero que cometimos.

mariofumero@hotmail.com

ww.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Aborto, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .