50 ARGUMENTOS A FAVOR DEL PRETRIBULACIONISMO – PARTE 3

 Por Dr. John F. Walvoord

La Obra del Espíritu Santo

29. El Espíritu Santo, como retenedor del mal, no puede ser quitado del mundo a menos que la Iglesia, en la que mora el Espíritu, sea trasladada al mismo tiempo. La Tribulación no puede comenzar hasta que se levante esta restricción.

30. El Espíritu Santo, como retenedor, debe ser quitado del mundo antes que el “el hombre de anarquía”, que domina el período de la Tribulación, pueda ser revelado (2 Tes. 2:6–8).

31. Si la expresión “sin que antes venga la apostasía” (RVR-1960) es traducida literalmente “sin que antes venga la partida”, mostraría claramente la necesidad de que el Rapto tenga lugar antes del comienzo de la Tribulación. 

Necesidad de un Intervalo entre el Rapto y la Segunda Venida

32. Según 2 Corintios 5:10, todos los creyentes de esta era deben comparecer ante el tribunal de Cristo en el cielo, un evento que nunca se menciona en los relatos detallados relacionados con la Segunda Venida de Cristo a la tierra.

33. Si los veinticuatro ancianos de Apocalipsis 4:1–5:14 son representativos de la Iglesia, como creen muchos expositores, se requeriría que el Rapto y la recompensa de la Iglesia fueran antes de la Tribulación. 

34. La venida de Cristo por Su novia debe tener lugar antes de la Segunda Venida a la tierra para la fiesta de bodas (Ap. 19:7–10).

35. Los santos de la Tribulación no son trasladados en la Segunda Venida de Cristo, sino que llevan a cabo ocupaciones ordinarias como la agricultura y la construcción de casas, y tendrán hijos (Is. 65:20–25). Esto sería imposible si todos los santos fueran trasladados en la Segunda Venida a la tierra, como enseñan los postribulacionistas.

36. El juicio de los gentiles después de la Segunda Venida (Mt. 25:31–46) indica que tanto los salvos como los no salvos todavía están en sus cuerpos naturales. Esto sería imposible si el traslado hubiera tenido en la Segunda Venida.

37. Si el traslado tuviera lugar en relación con la Segunda Venida a la tierra, no habría necesidad de separar a las ovejas de las cabras en un juicio posterior, sino que la separación habría tenido lugar en el mismo acto del traslado de los creyentes antes de que Cristo realmente establezca Su trono en la tierra (Mt. 25:31).

38. El juicio de Israel (Ez. 20:34–38), que ocurre después de la Segunda Venida, indica la necesidad de reunir a Israel. La separación de los salvos de los no salvos en este juicio, obviamente tiene lugar en algún momento después de la Segunda Venida y sería innecesaria si los salvos hubieran sido previamente separados de los no salvos mediante el traslado. 

Traducido por Donald Dolmus.  Ministerio En Defensa de la Fe

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Pretribulación. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.