VIVIENDO CON UNA PERSPECTIVA ETERNA: EL EJEMPLO BÍBLICO DE ASAF

Por Dr. David R. Reagan

Hay un poderoso ejemplo bíblico de lo que puede suceder cuando un creyente aparta los ojos del Señor y comienza a enfocarse en cosas transitorias, en lugar de asuntos eternos. Se encuentra en el Salmo 73.

Todos los estudiantes de la Biblia están familiarizados con el Salmo 51, en el que David confesó su pecado de adulterio con Betsabé. Pero pocos parecen estar al tanto del Salmo 73, que contiene la confesión del líder de adoración de David, Asaf.

En este notable salmo, Asaf confiesa que casi perdió la fe cuando perdió su perspectiva eterna. Sucedió cuando hizo algo que todos solemos hacer de vez en cuando — es decir, apartó los ojos del Señor y los puso en los malvados. Cuando lo hizo, notó la prosperidad de los malvados y comenzó a preguntarse si su devoción a Dios realmente valía el esfuerzo (Salmo 73:1–3).

¿Le ha pasado alguna vez? Seguro que sí. Creo que nos ha pasado a todos de vez en cuando.

LUCHANDO CON LA PROSPERIDAD DE LOS MALVADOS

Es fin de mes y las facturas están vencidas. Estás sentado en tu escritorio escribiendo cheque tras cheque. De repente, alcanzas ese saldo mínimo que debes mantener para poder pagar las facturas diarias del nuevo mes: comida, gasolina, ropa, reparaciones, etc. ¡Pero aún tienes un montón de facturas por pagar! Suspiras exasperado, preguntándote cuándo podrás ponerte al día con lo que debes.

Mientras se sienta allí, mirando abatido su escaso equilibrio, comienza a pensar en un amigo suyo en el trabajo. Es un hombre vanidoso y profano, con una boca de alcantarilla. Al que no le importa nada Dios. Le es infiel a su esposa. Ignora a sus hijos. Está consumido por los deportes y apuesta constantemente. Sin embargo, nunca parece preocuparse. Vive en una hermosa casa, conduce un automóvil elegante y come en los mejores restaurantes.

Tu corazón comienza a llenarse de envidia e ira. Sientes ganas de clamar: “Señor, te sirvo fielmente, y todo lo que parece que obtengo a cambio son problemas. Mi colega en el trabajo es un completo réprobo, ¡y no parece tener ninguna preocupación en el mundo! ¿Qué ocurre? ¿Me estoy esforzando para nada? ¿Es mi diezmo una pérdida de mi dinero? ¿No te importa mi fidelidad? ¡De la forma en que van las cosas, también podría servir al diablo y disfrutar un poco de la vida!”.

¿Suena familiar? Bueno, esto es exactamente lo que le pasó a Asaf. Perdió su perspectiva eterna, puso sus ojos en los malvados y comenzó a revolcarse en la autocompasión (Salmo 73:2–3).

EL PECADO DE ASAF

Es sorprendente lo irracionales que nos volvemos cuando permitimos que la autocompasión se apodere de nuestro pensamiento. Cuando le sucedió a Asaf, comenzó a fantasear con los ricos. Comenzó a decirse a sí mismo que “siempre están a gusto”, siempre aumentando en riqueza, sin enfrentarse nunca a los problemas de otras personas (Salmo 73:4–5, 12). Todo lo cual, por supuesto, es una absoluta tontería. De hecho, lo opuesto es verdad. Los ricos suelen tener muchos más problemas que otras personas. Por un lado, deben estar constantemente preocupados por su dinero: cómo protegerlo y multiplicarlo.

Fue mientras Asaf estaba atrapado en este mundo de fantasía que cometió un pecado grave contra Dios. Blasfemó contra el amor y la fidelidad de Dios al exclamar: “¡Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón y en inocencia he lavado mis manos!, pues he sido azotado todo el día y castigado todas las mañanas” (Salmo 73:13–14).

EL PUNTO DE INFLEXIÓN DE ASAF

Asaf estaba literalmente a punto de perder su fe. Su espíritu estaba alborotado. Estaba luchando con una duda monstruosa. El combate de lucha continuó hasta… “hasta que, entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos [el fin de los impíos]” (Salmo 73:17).

Asaph es exasperantemente vago en este punto. No nos dice qué le sucedió cuando fue a la casa del Señor, excepto que su perspectiva eterna fue restaurada. ¿Fue un cántico que tocó su corazón? ¿Podría haber sido una lectura de las Escrituras o un sermón? Quizás fue una palabra de aliento de un amigo perspicaz. Incluso podría haber sido una muerte en su familia. Simplemente no lo sabemos. Todo lo que sabemos con certeza es que algo tocó su corazón y le recordó el destino eterno de los malvados.

Afirma que se le recordó que los malvados caminan en “lugares resbaladizos” y que Dios puede hacer que sean arrojados en cualquier momento, arrastrados por un “terror repentino” (Salmo 73:18–19). En otras palabras, a Asaph se le recordó que la vida es muy tentativa: aquí en un momento y desaparecer en el siguiente.

EL IMPACTO DE LA MUERTE

Creo que ésta es la razón por la que la muerte de la princesa Diana tuvo un impacto tan enorme en el mundo. Aquí estaba una mujer que lo tenía todo, todo lo que el mundo sueña con tener. Tenía belleza, encanto, riqueza, fama e influencia. Ella tenía la “buena vida”. Sin embargo, en un momento aterrador, todo desapareció. Ella fue reducida a la igualdad con todos nosotros: una persona mortal que fue a encontrarse con su Creador.

Fue un evento aleccionador. Hizo entender la naturaleza transitoria de la vida. Estoy seguro de que hizo que muchas personas se detuvieran y pensaran en la eternidad por primera vez en sus vidas.

La Biblia dice que la mayoría de la gente vive con el miedo a la muerte de por vida. De hecho, la Biblia lo pone aún más fuerte que eso. Dice que la mayoría de la gente vive en “esclavitud” del miedo a la muerte (Hebreos 2:15). Ésta es la razón por la que una muerte en la familia, o la muerte de un amigo o una celebridad, siempre tiene tanto impacto. Nos recuerda nuestra mortalidad y activa nuestra perspectiva eterna.

LA FE DE ASAF ES RESTAURADA

Creo que es interesante notar que una vez que se restauró la perspectiva eterna de Asaf, miró hacia atrás en su combate con las dudas y se maravilló de lo estúpido que había sido. Concluyó que era tan “insensato e ignorante” como una bestia (Salmo 73:21–22).

Asaf concluyó su salmo alabando al Señor por su fidelidad con palabras que recuerdan a las de Pablo cuando escribió: “Si somos infieles, él permanece fiel; porque no puede negarse a sí mismo” (2 Timoteo 2:13).

Asaf expresó sus prioridades restauradas en palabras memorables (Salmo 73:25–28):

¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
Mi carne y mi corazón desfallecen;
mas la roca de mi corazón y mi porción
es Dios para siempre.
Ciertamente los que se alejan de ti perecerán;
tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.
Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien.
He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
para contar todas tus obras.

La solución a la agonía espiritual de Asaf fue la restauración de su perspectiva eterna. Se le recordó que esta vida es fugaz y que se acerca un día de juicio. Se dio cuenta de que es posible que nunca vea justicia en esta vida, pero un día la justicia prevalecerá. Se dio cuenta de que había sido llamado a vivir por fe y no por vista.

En la quinta y última parte de esta serie sobre cómo vivir con una perspectiva eterna, te pondré a prueba para ver si eres consciente de la eternidad.

 
Traducido por Donald Dolmus. En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Asaf, David R. Reagan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.