PERSISTIR EN LA ORACIÓN

Libro: Viviendo para Cristo en los Tiempos del Fin – Capítulo 10 (parte 2 de 2)

Por Dr. David R. Reagan

La Audacia de David en la Oración

De la misma manera, cuando el rey David fue visitado por el profeta Natán y se le informó que su hijo concebido con Betsabé moriría debido a su pecado contra Dios, las Escrituras nos dicen que David se arrodilló inmediatamente en oración. Tan grande fue su remordimiento que se postró en el suelo, ayunó, lloró y clamó al Señor que perdonara a su hijo (2 Samuel 12:1–16).

Cuando David fue informado de que su hijo había muerto, tal como Natán había profetizado, sus siervos le preguntaron por qué había orado a Dios para que perdonara a su hijo cuando un profeta de Dios le había dicho claramente que el niño moriría. La notablerespuesta de David fue: “Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?” (2 Samuel 12:21–22).

El rey David creía en la oración. Él no tenía todos los complejos teológicos que tenemos hoy sobre la presciencia de Dios, o la voluntad ordenada de Dios, o la inmutabilidad de Dios. Lo que sí tenía era una hermosa relación personal con Dios a través de la comunión en la oración.

LA ORACIÓN EN LA HISTORIA CRISTIANA

Ahora, para que no llegue a la conclusión de que la confianza en la oración es algo confinado a los reyes y profetas del Antiguo Testamento, o a la vida de Jesús, o incluso a los tiempos del Nuevo Testamento, permítanme apresurarme a señalar que los testimonios del poder de la oración resuenan a lo largo de toda la historia del cristianismo — desde el cristiano que lucha en una banca de la iglesia, hasta el mártir triunfante ardiendo en la hoguera.

El más grande de los Padres de la Iglesia, Agustín, es un buen ejemplo. Este hombre, que vivió unos 350 años después de Jesús, era, según él mismo admitió, un pecador de enorme magnitud.6 Era un mujeriego que viajaba de pueblo en pueblo participando en todas las formas de depravación sexual. Finalmente decidió dejar su hogar en el norte de África para ir a Roma, el centro del libertinaje.

La clave de su vida fue su madre, Santa Mónica, que era una devota cristiana. Ella había orado durante años por su salvación. Cuando se enteró de sus planes de partir hacia Roma, comenzó a orar fervientemente durante todo el día, pidiendo a Dios que le impidiera ir. Él fue de todos modos y ella continuó orando.

Sus oraciones fueron respondidas cuando Agustín se reunió con el obispo Ambrosio en Milán y fue llevado a una fe profunda y duradera en Jesús. Agustín escribió más tarde sobre las oraciones de su madre con estas palabras: “Lo que ella pidió, que me quedara en el norte de África, fue negado. Lo que ella esperaba, mi conversión, fue concedido”.7 Agustín describió entonces la naturaleza de la oración en una parábola. Escribió:8

Un hombre en un bote que lanza una cuerda a una roca; no es con la idea de tirar de la roca al bote, sino con la idea de tirar del bote a la roca. Cristo es la roca y tiramos la cuerda en oración.

LA ORACIÓN DE UN GRAN CIENTÍFICO

Recuerdo que cuando era niño leía la inspiradora autobiografía de George Washington Carver, el eminente científico negro.9 Carver era un cristiano dedicado que tenía una vida de oración activa. Esto es lo que tenía que decir sobre la relación de la oración con su investigación:10

Entré en mi laboratorio y oré: “Gran Creador, háblame del universo”.

El Señor respondió: “Quieres saber demasiado”.      

Le pregunté: “Gran Creador, háblame del mundo”.

Él respondió: “George, elige algo de tu tamaño”.

El Señor respondió: “Ahora, George, tienes algo de tu tamaño. ¡Te contaré sobre eso!”.

Dios procedió a revelarle a George Washington Carver más información sobre el maní de la que cualquier persona había descubierto.

LA VIDA DE ORACIÓN DE GEORGE MUELLER

El mayor ejemplo del poder de la oración en los tiempos modernos que conozco se encuentra en la vida de George Mueller.11 Este hombre extraordinario vivió 93 años, de 1805 a 1898. Durante 60 años de ese tiempo, dirigió un orfanato en Bristol, Inglaterra, atendiendo a un total de 10,000 huérfanos.

Cuando Mueller estableció su orfanato, decidió que lo dirigiría completamente por fe y oración. Ni una sola vez durante los siguientes 60 años le pidió nada a nadie, excepto a Dios. No hizo publicidad. No envió solicitudespara recaudar fondos. Simplemente confió en la gracia y la misericordia de Dios.

Dios bendijo su fe y respondió fielmente a sus oraciones. Mueller recibió un total de $7.2 millones de dólares (en un momento en que el dólar valía cien veces su valor actual). Construyó cinco grandes edificios capaces de albergar a 2,000 huérfanos.

Sorprendentemente, sus huérfanos nunca se perdieron una comida, aunque estuvieron a punto de hacerlo algunas veces. En una ocasión, al principio de la historia del orfanato, todos los niños se reunieron para desayunar, y mientras cientos de niños hambrientos se sentaban expectantes, Mueller anunció que no había comida. Luego pidió a los niños que se unieran a él en oración. Él oró: “Padre, te damos gracias por la comida que nos vas a dar”. (¿Le suena familiar esa oración? Debería hacerlo. Es el tipo de oración confiada que hizo Jesús).

Se sentaron y esperaron. A los pocos minutos llamaron a la puerta. Era un panadero: “Me desperté temprano esta mañana con la idea de hornear un poco de pan para ustedes”.

Unos minutos más tarde hubo otro golpe. Era un lechero que anunciaba que su carro de reparto se había averiado frente al orfanato. Explicó que necesitaba deshacerse de su leche antes de que se echara a perder.

Cuando Mueller oraba, siempre se convencía primero de que lo que estaba orando era la voluntad de Dios. Luego, descansando en las promesas de la Biblia, se presentaría confiadamente ante el trono de Dios en oración como Abraham, defendiendo su caso argumentativamente, dando razones por las cuales Dios debería responderle.

Una vez que estaba convencido de que algo estaba bien, seguiría orando por ello hasta que llegara la respuesta.

Mantuvo un registro completo de sus oraciones. Abarca 3,000 páginas y contiene casi un millón de palabras. Relata más de 50,000 respuestas específicas a las oraciones.

También registra oraciones que parecían no tener respuesta, lo que nos lleva a uno de los mayores problemas de las oraciones. ¿Por qué a menudo parece que las oraciones no reciben respuesta? Es una pregunta con la que todos los cristianos luchan de vez en cuando, a menudo desafiando su fe en Dios.

EL MISTERIO DE LA ORACIÓN SIN RESPUESTA

El rey David disfrutó de muchas respuestas notables a sus oraciones. Pero, de vez en cuando, Dios le parecía distante. El Salmo 6 lo presenta clamando a un Dios distante, suplicando curación. “Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas. Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores” (Salmos 6:6–7).12 En otra ocasión se lamentó: “¿Por qué estás lejos, oh Señor, y te escondes en el tiempo de la tribulación?” (Salmos 10:1). Se pueden encontrar palabras similares en el Salmo 13:1: “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?”.

¿Ha estado alguna vez en esa posición? ¿Alguna vez sintió que no había nadie al otro lado de la línea cuando estaba orando? Si ora con regularidad, habrá experimentado el silencio de Dios. Era una experiencia común en los tiempos bíblicos, y creo que es aún más común hoy por varias razones.

VIVIENDO VELOZMENTE

Una razón se relaciona con la naturaleza del mundo en el que vivimos. Nuestra sensibilidad espiritual ha sido embotada por la tecnología moderna. Debido al rápido ritmo de vida en la sociedad industrializada moderna, a menudo es difícil escuchar a Dios cuando responde. ¿Cómo podemos escucharlo cuando vivimos en el carril rápido, corriendo locamente de una cita a otra? ¿Cómo podemos escuchar a Dios cuando una radio, televisión o reproductor de CD suena constantemente? ¿Cómo podemos escuchar cuando siempre estamos agotados por el estrés? ¿Cómo podemos escuchar cuando simplemente nos negamos a tomarnos el tiempo para escuchar? El punto es que Dios puede estar respondiendo, pero no podemos escuchar.

Hemos desarrollado una mentalidad de comida rápida sobre todo en la vida. Queremos transporte rápido, comunicación rápida, medicina rápida, educación rápida — y sí, queremos religión rápida. No tenemos la paciencia para esperar en Dios. Queremos presionarlo en nuestro propio horario.

LIDIANDO CON LA TEOLOGÍA

La teología moderna es otro problema. Nos ha insensibilizado a la voz de Dios al decirnos que Dios ya no habla a la gente como lo hizo en los tiempos bíblicos. Se refleja en el sentimiento de malestar que experimentamos cuando una persona nos dice que Dios le ha “hablado”. El mundo considera a esas personas como “fanáticos religiosos”, por lo que los creyentes tienden a evitar escuchar la voz de Dios, ya sea audible o expresada en sueños, visiones y otras formas de revelación, incluso una palabra especial de las Escrituras.

En el extremo opuesto del espectro teológico están aquellos que creen que el Dios de la Biblia todavía opera hoy, pero sienten que pueden manipularlo para que haga lo que quieran, a través de la recitación de frases mágicas de oración. Actúan como si tuvieran a Dios en una cuerda, ordenándole que sane o proporcione las finanzas. En el proceso, hacen promesas a su pueblo que Dios nunca hizo — promesas como, “Siempre es la voluntad de Dios sanar”. Entonces, cuando Dios falla en honrar esas “promesas”, la gente se ve afectada espiritualmente cuando se les dice que tienen la culpa. Se les culpa por su falta de fe, o se les dice que tienen pecado en sus vidas.

¿Cuál es la verdadera razón por la que las oraciones a veces quedan sin respuesta? La Biblia enseña que hay varias razones. Ciertamente, la incredulidad y el pecado son dos de las razones, pero no siempre son la razón.

LAS BARRERAS DEL PECADO Y LA INCREDULIDAD

La importancia de orar con fe se enfatiza en toda la Biblia. Jesús dijo: “Todo lo que pidan en oración, lo recibirán, si tienen fe” (Mateo 21:22).13 Jacobo enseñó que cuando oramos debemos pedir “con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento”. Agrega: “Ese hombre no debe esperar recibir nada del Señor” (Jacobo 1:6–7). Él llama a esa persona “de doble ánimo” (Jacobo 1:8).

El pecado también se describe en toda la Biblia como un obstáculo importante para la oración. Una declaración poderosa sobre este punto se puede encontrar en Isaías 59:

1) He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; 

2) pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.

David enfatizó este punto en el Salmo 66:18: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado”. El escritor de Proverbios lo expresó de otra manera: “Jehová está lejos de los impíos; pero él oye la oración de los justos” (Proverbios 15:29). En el Nuevo Testamento, un ciego sanado por Jesús resumió este principio de manera sucinta cuando dijo a los fariseos: “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ese oye” (Juan 9:31).

LAS BARRERAS DE LA ARROGANCIA Y EL EGOÍSMO

La arrogancia y el egoísmo también son grandes barreras para la oración eficaz. La humildad al acercarse a Dios es una necesidad absoluta. En el Antiguo Testamento se le dijo al pueblo de Dios que “se humillara y orara” (2 Crónicas 7:14). En el Nuevo Testamento se nos dice: “Humillaos. . .bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:6–7).

Jesús ilustró la importancia de la humildad en la oración de una manera vívida en su parábola del fariseo y el recaudador de impuestos (Lucas 18:9–14). El fariseo hizo una oración en la que se felicitó por su justicia. En contraste, el recaudador de impuestos oró: “Dios, se propicio a mí, pecador”. Jesús dijo que el fariseo estaba orando para sí mismo mientras que el recaudador de impuestos “descendió a su casa justificado”. Jesús resumió el punto de su parábola con estas palabras: “cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 18:14).

Jacobo pronuncia condena a las oraciones egoístas de “dame”, en Jacobo 4:3: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”. Esa afirmación siempre me recuerda al tipo que necesitaba un automóvil para ir al trabajo. Oró: “Señor, sabes que necesito un coche. Sabes que es esencial para mi sustento. Entonces, Señor, por favor dame un Corvette rojo nuevo”. Dios promete suplir nuestras necesidades, no nuestros deseos.

LA BARRERA DE LA VOLUNTAD DE DIOS

La barrera más difícil de entender y aceptar para la oración es la voluntad de Dios. Dios es soberano. No puede ser manipulado ni engañado. Su sabiduría está muy por encima de la nuestra, y sus caminos no son los nuestros (Romanos 11:33).

No siempre sabemos qué es lo mejor para nosotros. De hecho, si se supiera la verdad, probablemente rara vez sepamos qué es lo mejor para nosotros. Debemos tener en cuenta que el propósito de Dios es moldearnos a la imagen de Jesús (2 Corintios 3:18). Para hacer eso, Dios en ocasiones debe permitir que la adversidad entre en nuestras vidas, primero para llamar nuestra atención y luego para desarrollar cualidades como la perseverancia, la paciencia y la compasión. ¿Cómo, por ejemplo, podría tener verdadera compasión por una persona enferma si nunca ha estado enfermo?

La eficacia de toda oración está condicionada por la voluntad de Dios. El apóstol Juan escribió: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” (1 Juan 5:14). No nos gusta esta condición, porque la mayoría de nosotros realmente no queremos la voluntad de Dios; queremos la nuestro.

A menudo me encuentro con este problema cuando me contactan mujeres con úteros estériles que quieren que ore para que puedan concebir un hijo. A veces me dejarán claro que están decididas a tener un hijo, aunque tengan que recurrir a la inseminación artificial. Cuando esto sucede, les señalo que están tratando de jugar a ser Dios y que mis oraciones por ellas no servirán de nada a menos que estén dispuestos a decir: “Señor, hágase tu voluntad”. Ese consejo generalmente las enoja, porque no están dispuestas a someterse a la voluntad de Dios.

CONOCER LA VOLUNTAD DE DIOS

El otro tipo de persona problemática con la que me encuentro a menudo es la que piensa que conoce la voluntad de Dios, cuando en realidad no es así. Recuerdo bien la primera vez que me encontré con una de estas personas. Estaba en una clase de escuela dominical y estábamos en un círculo de oración, orando por peticiones específicas de oración. Cuando llegó mi turno, comencé a orar por una persona gravemente enferma. Le pedí al Señor que sanara a la persona y luego agregué: “si es Tu voluntad”.

Una mujer en el círculo explotó por esas palabras. Ella interrumpió groseramente mi oración burlándose, “¿Si es la voluntad de Dios? ¿Qué quieres decir? Por supuesto que es la voluntad de Dios. ¡No estás orando con fe!”.

Bueno, el hecho es que nadie en ese círculo de oración sabía con certeza cuál era la voluntad de Dios para esa persona críticamente enferma. Puede haber sido su voluntad llamar a esa persona a casa para estar con Él.

A veces confío en la voluntad de Dios. Me encanta orar por las personas perdidas porque sé con certeza que es la voluntad de Dios que sean salvas (2 Pedro 3:9). Me encanta orar por los descarriados, porque sé que es la voluntad de Dios que se arrepientan y sigan adelante con su santificación (Romanos 6:19–23). Me encanta orar por los matrimonios con problemas, porque sé que es la voluntad de Dios sanarlos, ya que Él odia el divorcio (Malaquías 2:16).

Pero a menudo, simplemente no conozco la voluntad de Dios, por lo que oro para que se haga Su voluntad, sabiendo que Él está ansioso por hacer que todas las cosas obren para bien para aquellos que lo aman (Romanos 8:28).

LA VOLUNTAD PERMISIVA DE DIOS

Exigir su propia voluntad en oración puede meterlo en un gran problema, porque Dios puede decidir en Su voluntad permisiva dejar que se salga con la tuya. Verá, Dios tiene una voluntad perfecta y una voluntad permisiva. Por ejemplo, es Su perfecta voluntad que todas las personas se salven. Pero, en Su voluntad permisiva, permite que los rebeldes que no se arrepientan se pierdan.

Como vimos anteriormente, Ezequías no estaba dispuesto a aceptar la perfecta voluntad de Dios de que él muriera. Se quejó, lloró y suplicó por una vida más larga. Dios le concedió su deseo, dándole 15 años más. Pero miren lo que pasó durante esos años. Él engendró a Manasés, quien se convirtió en el rey más malvado en la historia de Judá (2 Reyes 21:1–2), y, en un momento de orgullo, mostró las riquezas del Templo a los representantes del rey de Babilonia, abriendo su apetito por conquistar Jerusalén (Isaías 39:1–6).

DISCERNIR LA VOLUNTAD DE DIOS

¿Cómo podemos conocer la voluntad de Dios? Una forma de buscar la voluntad de Dios es escudriñar Su Palabra, orando para que Él le dé perspicacia y discernimiento. La Palabra es “viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos…y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12).

Otra forma es llegar a conocer a Dios. Cuanto mejor lo conozca, más fácil le resultará discernir Su voluntad. Y la única manera de llegar a conocerlo es pasar tiempo con Él en Su Palabra y en oración. Es como conocer a alguien. Tiene que pasar tiempo con ellos. Al hacerlo, llegará a conocer sus gustos y disgustos.

Dios escucha la oración y responde a la oración. Cuando parece que no responde, cuando parece estar en silencio, debemos revisar los obstáculos a la oración para ver si existe alguno en nuestras vidas. Si no lo hacen, entonces debemos ejercer fe en que Dios ha escuchado y responderá en Su propio tiempo y en Su propia manera.

VARIAS RESPUESTAS A LA ORACIÓN 

La respuesta puede ser “Sí”, como suele ocurrir. Pero la respuesta puede ser “No”, como lo fue cuando Pablo oró por la liberación de su “aguijón en la carne” (2 Corintios 12:7). Dios se negó a eliminar el problema, pero le concedió a Pablo la gracia de afrontarlo (2 Corintios 12:9). La respuesta también puede ser “¡Espera!”. En ese caso, el Señor puede estar llamándonos a la paciencia y la perseverancia, e incluso al sufrimiento. O puede que tenga en mente algo mejor para nosotros de lo que creemos que es mejor.

La respuesta podría ser incluso una que no comprendamos, o una que aparentemente parezca desagradable o tonta. Este tipo de respuesta a menudo requiere la mayor fe, como cuando Dios le dijo a Abraham que levantara estacas y se fuera al desierto a un destino desconocido para que él, que era demasiado viejo para tener hijos, pudiera convertirse en el padre de una gran nación. O considere la locura de Dios, cuando le dijo a Moisés en el Mar Rojo, que levantara su vara cuando no había forma de escapar del ejército egipcio. O piense en Josué, a quien se le dijo que conquistara Jericó marchando y tocando cuernos.

¿SU VOLUNTAD O LA DE DIOS?

La conclusión es si siempre quiere lo que pide o si quiere que se haga la voluntad de Dios en su vida. La voluntad de Dios es siempre lo mejor para usted. Considere la siguiente oración:

Pedí fuerza, para tener éxito.

Me debilitó, para que pudiera obedecer.

Pedí salud, para poder hacer grandes cosas.

Me fue dada la gracia, para poder hacer mejores cosas.

Pedí riquezas, para ser feliz.

Se me dio pobreza, para que pudiera ser sabio.

Pedí poder, para tener la alabanza de los hombres.

Se me dio debilidad, para sentir la necesidad de Dios.

Pedí todas las cosas, para poder disfrutar de la vida.

Se me dio la vida, para que pudiera disfrutar de todas las cosas.

No recibí nada de lo que pedí;

Todo lo que esperaba.

MIS ORACIONES FUERON RESPONDIDAS.

Una “oración sin respuesta” resultó en la mayor bendición que el mundo haya recibido. La oración fue hecha con angustia por un hombre desesperado en un jardín solitario hace 2,000 años: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39). Pero esta oración realmente fue respondida, porque cuando Jesús la oró, agregó: “No sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39).

Alabemos a Dios por la respuesta que dio a esa oración. Alabemos a Dios por las respuestas que todavía da a la oración.

ORANDO EN LOS TIEMPOS DEL FIN

¿Cómo, pues, oraremos en estos tiempos del fin? La respuesta es fervientemente, persistentemente, específicamente y con fe. En cuanto al tema, hay dos cosas en particular por las que debemos orar. Uno es el avivamiento nacional. El otro es para quienes ocupan puestos de autoridad.

La Biblia nos insta encarecidamente a orar por nuestros funcionarios públicos (1 Timoteo 2:1–3); desde el ayuntamiento hasta el Congreso; desde los alcaldes hasta el presidente; y desde los tribunales locales hasta la Corte Suprema. La oración por los funcionarios públicos es especialmente importante porque Satanás es el “príncipe de este mundo” (Juan 12:31). Sí, fue derrotado en la Cruz, pero aún no se han actualizado todos los aspectos de su derrota. Es por eso que Juan escribió mucho después de la Cruz: “El mundo entero está bajo el maligno” (1 Juan 5:19).

Dios es quien pone a todos los líderes gubernamentales en sus posiciones de autoridad, y es quien los quita (Daniel 2:21). Pero, en el momento en que Él confía la autoridad gubernamental a cualquier persona, Satanás mueve a esa persona hacia arriba en su lista de blancos y se pone en contra de ellos, buscando que hagan concesiones y controlarlos. Por eso siempre ha habido una corrupción política generalizada y siempre la habrá. Por eso se nos exhorta a orar por nuestras autoridades gobernantes.

ORANDO POR AVIVAMIENTO

También necesitamos orar fervientemente por un avivamiento nacional. Es posible que nuestra nación haya descendido al paganismo, pero aún existe la oportunidad de un avivamiento espiritual. El avivamiento nacional más grande registrado en la Biblia fue el que ocurrió en Judá, durante el reinado de Josías. Ocurrió después del reinado del rey más malvado de Judá, Manasés, un hombre que reinó durante 55 años, más que cualquier otro de los reyes de Judá (2 Crónicas 33:1–2).

Cuando Josías ascendió al trono a la edad de 8 años, parecía no haber esperanza para su nación. Pero la Biblia dice que cuando tenía 16 años, «comenzó a buscar al Dios de David su padre” (2 Crónicas 34:3). Purgó la tierra de los ídolos y mató a los sacerdotes de las religiones falsas. Reparó el templo, restauró la Palabra de Dios a su pueblo y se arrepintió públicamente por su nación (2 Crónicas 34:3–21).

En respuesta, Dios derramó Su Espíritu, tal como había prometido que haría muchos años antes cuando le dijo a Salomón: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

UN LLAMADO A LA ORACIÓN

En estos tiempos del fin, oremos como nunca antes lo habíamos hecho, para que Dios levante líderes gubernamentales justos que gobiernen de acuerdo con Su Palabra, y no de acuerdo con las encuestas de opinión pública. Oremos con mayor celo para que el Señor levante líderes espirituales piadosos, para llamar a nuestra nación al arrepentimiento y guiarnos hacia un avivamiento nacional.

Ese avivamiento puede comenzar contigo, en tu corazón. Lo que debe hacer es humillarse, arrepentirse y buscar al Señor en oración por usted mismo, su familia, su iglesia, su estado y su nación.

Si Dios pudo lanzar un avivamiento nacional a través de un chico de 16 años, ¿por qué no podría hacer lo mismo a través de ti? Quizás esté pensando: “Pero Josías era un rey, y yo sólo soy un ama de casa o un simple jornalero”. Pero, si ha nacido de nuevo, entonces es hijo de un Rey, el Rey de este universo. Eso lo hace realeza espiritual, así que no subestime lo que puede lograr a través del poder del Espíritu de Dios. ¡Deje a un lado las dudas y las excusas, y ore!

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Publicado por Donald Dolmus en 16:57 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, David R. Reagan, Oración. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.