LA PROSPERIDAD FRENTE A LA MISERIA

Mario Fumero

          Nuestro mundo está completamente desequilibrado. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Las Estadísticas de las Naciones Unidas revelan que del año 1979 al 1991 los pobres han aumentado en América Latina de 130 a 204 millones[1]. La UNICEF afirma que actualmente hay:

1,500 millones de personas malnutridas.

1,200 millones que no disponen de agua.

  • millones de niños que no están escolarizados[2].

Estas estadísticas han ido de aumento entre un 9 a un 13 % cada año. Frente a esta cruda realidad ¿Cómo podemos hablar de prosperidad, ignorando la solidaridad?

          Las enseñanzas de los falsos maestros de la prosperidad condicionan la bendición espiritual a la acción de dar, pero ¿A quién? A ellos. Robert Tilton, Frederick Price, John Avanzini, Benny Hinn, Kenneth Coperlan  Kenneth E. Hagin, y sus replicas en versión latinoamericana, enseñan que cuando se les envía dinero “a ellos”, para financiar sus “ministerios”, Dios nos bendecirá grandemente. No enseñan como lo hace la Palabra, que ordena “dar a los pobres, a los hambrientos, a los huérfanos, y a las viudas” ( Stg. 1:26-27,  Ro. 15:26,  Gá 2:10, 1Ti. 5:16, 1 Jn. 3:17); y, es más, diezman a los creyentes para que, en vez de apoyar sus ministerios locales, les apoyen a ellos. Lo terrible es analizar sus estilos de vida, que es todo un derroche de opulencia, lujo y vanidad.

          La gran mayoría de los predicadores de la prosperidad viven a un nivel semejante al de los hijos de las tinieblas. Tiene varias casas, que son mansiones, poseen autos lujosos, visten ropa como los artistas de cine, con modistos especiales, y viven llenos de pompas y elogio, hasta van con guardaespaldas. Tienen millonarias cuentas bancarias, invierten en negocios, y algunos de ellos ganan más que los presidentes de las naciones, y contratan especialistas en imaginen para le les promuevan sus “ofertas milagrosas”. Un ejemplo de ello es el predicador de la prosperidad Robeth Tilton, que recauda anualmente de 65 a 80 millones de dólares. Posee varias mansiones y una revista de lujo que promueve su persona. Sus métodos de engaño a los televidentes produjeron una investigación del FBI en el 1991 debido a los fraudes hecho por correo, a miles de ingenuos creyentes que le envinaban dinero a cambio de un milagro que nunca ocurrió[3].

          ¿Es posible vivir derrochando lujos cuando sé que miles de mis hermanos se mueren de hambre? ¿Cómo puedo pedir a hermanos de países pobres que me envíen dinero para bendecirles, cuando están necesitados de apoyo para que puedan salir adelante? Muchos ignoran aquella reprensión Divina de Jeremías 5:28 cuando declara Jehová “Se han puesto gordos y lustrosos. Incluso, sobrepasan las obras del malo. En el juicio no defienden la causa del huérfano de modo que se le haga prosperar, y no juzgan la causa de los necesitados”. Continuamente vemos escándalos por doquier, causados por estos “malos obreros” que viven más para el vientre que para Dios. Son manchas en nuestros ágapes (Judas 12) que viven tan solo para sí mismos, alejándose de Dios.

          Piensa por un momento ¿cómo vé Dios el hecho de que una pobre viuda le dé lo único que tiene a un famoso predicador de la prosperidad que le promete bendiciones, para después instalarse en un hotel de 5 estrella, comiendo apetitosamente, rodeado de secretarias y guardaespaldas, mientras ella apenas tiene un pedazo de pan para comer? ¿Tienen Ud. idea que hubiera hecho Jesús con el tal predicador? Pues leamos Mateo 23:14; “Ay de vosotros, escribas y fariseos, ¡hipócritas! Porque devoráis las casas de las viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. ­Por esto recibiréis mayor condenación! ¿Saben que hacían los escribas y fariseo? Visitaban a las viudas para bendecirles haciendo largas oraciones, a fin de que estas les dieran alguna dádiva u ofrenda, por eso dice “devoráis” en señal de obtener mediante la hipocresía religiosa algún dividendo. ¿Y no es ésta la metodología que practican los predicadores de la Super Fe? La Iglesia primitiva, por el contrario, se dedicaba a ayudar y cuidar a las viudas (Hch. 6:1, Stg. 1:27, 1 Ti. 5:3,16).


[1] – “Análisis Crítico de la Realidad” P. Gregorio Iriarte, Cochabamba, Bolivia, 1996.

[2] – Informe de la Organización Mundial de la Salud del 1983

[3] – “Los profetas de la Prosperidad” Airen Israel, publicaciones Sabbaoth, Mexico, 1996.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Mario Fumero, Pobreza, Riquezas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.