EL ASCENSO DE LOS HUESOS SECOS (PARTE 2 DE 2)

Israel en la Profecía del Antiguo Testamento

Por Tim Moore

AFLIGIDOS, PERO NO APLASTADOS

Los siguientes ocho años trajeron una actividad terrorista casi constante. Israel se involucró repetidamente en un conflicto abierto con sus vecinos, sólo para salir victorioso una y otra vez. Avergonzados por una serie interminable de derrotas, los líderes árabes decidieron antagonizar mientras esperaban otra oportunidad para atacar.

En la década de 1960, un general populista llegó al poder en Egipto. El presidente Gamal Nasser avivó las llamas del nacionalismo árabe y se declaró jefe de la República Árabe Unida. Reunió a árabes inquietos en todo el Medio Oriente con su odio apasionado por la “entidad sionista” en su norte. Se jactó y fanfarroneó hasta que pudo asegurar alianzas militares con el Líbano, Siria, Irak, Arabia Saudita y Jordania — rodeando efectivamente a Israel.

Una Amenaza Renovada para Israel

A principios de 1967, Nasser transmitió repetidamente su intención de destruir a Israel. Algunos historiadores afirman que sus discursos vitriólicos estaban destinados simplemente a despertar e inspirar a la “calle árabe”. Ya sea por intención o por error, Nasser impulsó a su República Árabe Unida hacia la guerra. El 16 de mayo, Nasser ordenó a la Fuerza de Emergencia de la ONU (estacionada en el Sinaí para garantizar el cumplimiento árabe-israelí de un alto al fuego mediado por la ONU en 1956) que se retirara. En un cobarde acto de capitulación diplomática, el Secretario General de la ONU, U Thant, accedió a esta demanda de inmediato.

El 22 de mayo, Nasser bloqueó el estrecho de Tirán — el único acceso de Israel al Mar Rojo y el conducto para todo su petróleo. El mundo ha reconocido durante mucho tiempo tal agresión como un “casus belli” — una justificación para la guerra — pero las naciones occidentales, incluido Estados Unidos, instaron a Israel a contenerse. Para empeorar las cosas, Nasser movilizó sus fuerzas y las organizó en el Sinaí, corroborando su intención declarada de marchar hacia el norte a través del corazón de Israel.

Israel respondió movilizando sus reservas — una acción que garantizaba paralizar su propia economía en poco tiempo. Algunos en el gobierno notoriamente dividido de Israel querían esperar el alivio occidental de la creciente presión, mientras que otros argumentaban que la nación podría ser aniquilada mientras Occidente vacilaba. Con la supervivencia de Israel y sus millones de ciudadanos en riesgo, los líderes israelíes autorizaron un plan audaz para controlar la batalla subsiguiente: la Operación Moked (“Enfoque”).

GEDEONES MODERNOS

(gedeon)

El 5 de junio, oleadas de aviones de la Fuerza Aérea israelí se lanzaron hacia Egipto, dejando sólo 12 aviones en reserva para defender los cielos sobre Eretz Israel. Siguiendo planes de ataque cuidadosamente elaborados basados en inteligencia minuciosa, los israelíes sorprendieron a la Fuerza Aérea Egipcia. En cuestión de horas, más de 300 aviones egipcios fueron destruidos, frente a sólo 19 aviones israelíes.

Enfrentando un desastre militar, Nassar incitó a sus aliados árabes a unirse a la refriega. Siria, Jordania y luego Irak atacaron a Israel, lo que llevó a devastadores contragolpes de la Fuerza Aérea israelí. En poco tiempo, la victoria de Israel en el aire se convirtió en una derrota en el suelo.

Esta guerra histórica duró seis días y es notable aún hoy por su brevedad. Terminó cuando las naciones árabes finalmente admitieron su humillante derrota y rogaron a las Naciones Unidas que impusieran un alto el fuego. Aunque conocida como la Guerra de los Seis Días, un testigo ocular de la Fuerza Aérea de la India testificó más tarde: “La guerra fue ganada por Israel en las primeras cuatro horas del lunes 5 de junio de 1967”.

“La Ciudad Vieja de Jerusalén está en Nuestras Manos”

Desde una perspectiva profética, la Guerra de los Seis Días fue significativa. Esa guerra demostró el poder de la palabra profética de Zacarías:

En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén. Zacarías 12:6

Ningún analista militar habría anticipado la increíble victoria que la nación judía logró sobre sus enemigos numéricamente superiores. Pero Dios había prometido que, una vez reunido en la Tierra de Israel, el pueblo judío nunca más sería desarraigado.

חד ומפורש של לשכת העיתונות הממשלתית.

Paracaídistas israelíes y el rabino Shlomo Goren en el Muro Occidental.

El otro evento profético significativo ocurrió en las últimas horas de la guerra. Con un cese al fuego inminente, los líderes políticos y militares de Israel autorizaron a los paracaidistas de las FDI a precipitarse en la Vieja Jerusalén y recuperar la antigua capital de Israel de mano de los ocupantes jordanos. El Ministro de Defensa, Moshé Dayán, expresó el cumplimiento milagroso de las esperanzas y sueños judíos cuando anunció: “La Ciudad Vieja de Jerusalén está en nuestras manos”. El Gran Rabino de las FDI, Shlomo Goren, también entendió el significado profético del momento. Se apresuró a unirse a sus paracaidistas en el Muro occidental, tocó un shofar y dijo: “Os proclamo el comienzo de la Era Mesiánica”. 

DEMOSTRACIÓN DE LA FIDELIDAD DE DIOS A SUS PROMESAS

Desde 1948, Israel ha tenido que luchar contra ejércitos convencionales masivos, oleadas de terroristas palestinos, desprecio y condena internacional, y movimientos satánicos como “Boicot, Desinversión y Sanción» (siempre popular en los campus universitarios estadounidenses). Las continuas victorias de Israel contra sus enemigos inspirados por el odio demuestran la fidelidad de Dios a Sus promesas. Como se registra en Amós 9:15:

Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo.

Los estudiantes de la profecía bíblica saben que Dios prometió que Israel regresaría a su antigua patria, se restablecería como nación y nunca más sería removido. También sabemos que, cuando los judíos vuelvan a ocupar Jerusalén, el Rey de reyes está listo para regresar en cualquier momento.

La campaña aérea que lanzó la Guerra de los Seis Días hace cincuenta y cinco años se llamó “Operación Moked” (Enfoque). Como cristianos, nuestro enfoque está siempre en Jesucristo. Con la profecía bíblica en mente, Pedro también nos anima:

Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado. 1 Pedro 1:13

Al igual que la Operación Moked sorprendió a la Fuerza Aérea de Egipto sin preparación hace 50 años, la llegada de Jesús será una sorpresa total para aquellos que no están conscientes, no están preparados y no están alertas. ¡Asegúrese de estar listo cuando suene la trompeta!

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Israel. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.