EL REINO VENIDERO – PARTE 17

 Por Dr. Andy Woods

Debido a que el mundo evangélico de hoy cree que la iglesia está experimentando el reino mesiánico, comenzamos un estudio que narra lo que la Biblia enseña sobre el reino. Este reino terrenal se anticipa en el oficio de Administrador Teocrático que se perdió en el Edén, en los pactos bíblicos, en las predicciones de los profetas del Antiguo Testamento y en la teocracia terrenal que gobernó Israel desde el tiempo de Moisés hasta Sedequías. Este arreglo teocrático terminó con el inicio de los “Tiempos de los Gentiles”, cuando la nación no tenía ningún rey reinando en el Trono de David, ya que Judá fue pisoteada por varias potencias gentiles. Contra ese telón de fondo entró Jesucristo, el legítimo heredero del trono de David. Si el Israel del primer siglo hubiera entronizado a Cristo, el reino terrenal se habría hecho realidad. A pesar de esta oportunidad sin precedentes, Israel rechazó la oferta del reino, lo que llevó al aplazamiento del reino.

Debido a este aplazamiento, Cristo explicó las condiciones espirituales que prevalecerían durante la ausencia del reino. Este programa interino incluye Su revelación de los misterios del reino y la iglesia (Mateo 13; 16:18). Dado que ni los misterios del reino ni la iglesia representan el cumplimiento de las promesas del reino de Dios en el Antiguo Testamento, el reino permanecerá en un estado de suspensión mientras la obra actual de Dios en el mundo continúe a través de Su programa interino. Sin embargo, un día se completará la misión de la iglesia en la tierra, lo que resultará en la remoción de la iglesia a través del rapto. Entonces Dios, que no se olvida de sus pactos incondicionales anteriores con Israel, volverá a extender la oferta del reino a la nación de Israel en medio de la Gran Tribulación venidera. A diferencia del Primer Adviento, esta vez la oferta será aceptada, conduciendo al regreso de Cristo y al posterior reino terrenal. Por lo tanto, Apocalipsis explica cómo el mundo eventualmente pasará del gobierno que Satanás ha tenido sobre el mundo desde la Caída en el Edén (Lucas 4:5–8) al tiempo futuro en la historia cuando Dios y Su pueblo “reinarán sobre la tierra” (Apocalipsis 5:10b; 11:15b). El Apocalipsis también proporciona el detalle importante de la duración del reino mesiánico, a saber, mil años (Apocalipsis 20:1–10). Un enfoque cronológico de Apocalipsis revela que el reino milenario será seguido por el Estado Eterno. Por lo tanto, el programa del reino de Dios se extenderá más allá del reinado terrenal de mil años de Cristo a medida que pasa al reino eterno (Apocalipsis 21–22).

Además, notamos que aquellos más cercanos al texto bíblico, los padres de la iglesia primitiva, también se aferraron al premilenialismo o a la realidad del reino venidero y terrenal de Cristo. De hecho, el punto de vista premilenial fue dominante en los dos primeros siglos de la iglesia. También observamos que el problema con el uso de versículos del Nuevo Testamento en un intento de argumentar que el reino mesiánico ahora existe en forma espiritual es interpretar el Nuevo Testamento de una manera que contradiga el Antiguo Testamento. 

Además, explicamos que la expresión “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”, simplemente comunica que la expectativa del Antiguo Testamento de un reino terrenal se había acercado en la persona de Cristo. Si la nación hubiera entronizado a Cristo (Dt. 17:15), lo que el Antiguo Testamento predijo con respecto a un reino terrenal se habría convertido en una realidad no sólo para Israel, sino también para el mundo entero. Mientras Cristo estuvo presente entre el Israel del primer siglo ofreciéndoles el reino, éste estaba en un estado inminente de cercanía. Esta realidad es un asunto completamente diferente de decir que el reino estaba presente o había llegado. 

LA “ORACIÓN DEL SEÑOR” Y EL REINO 

Muchos evangélicos creen que Cristo inauguró el reino en forma espiritual durante Su Primer Adviento.Una forma de mostrar la inverosimilitud de esta proposición es explorar el verdadero significado de la llamada “Oración del Señor”, que se encuentra en Mateo 6:9–13. Estos versículos dicen: 

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”. 

“La Oración del Señor” es probablemente la designación incorrecta para estos versículos. Ironside explica: “Jesús mismo no podía orar por ello, ya que incluye una petición de perdón de los pecados, y Él siempre fue el Inmaculado”.Esta oración se titula más apropiadamente “la Oración de los Discípulos” ya que Cristo estaba aquí enseñando a sus discípulos cómo orar. El área de la Escritura más apropiadamente titulada “La Oración del Señor” se encuentra en la propia oración del sumo sacerdote de Cristo de Juan 17. La “Oración de los Discípulos” a menudo es mal interpretada y mal entendida en el evangelicalismo moderno. Muchos buscan organizarlo según el dispositivo nemotécnico “A-C-T-S”. “A” significa “adoración”, como en adoración a Dios. “C” significa “confesión”, como en la confesión personal de los pecados. “T” significa “acción de gracias” [thanksgiving], como en agradecimiento a Dios por Su obra y provisión en nuestras vidas. “S” significa “súplica”, como en pedirle a Dios que supla nuestras necesidades. En realidad, esta oración tiene que ver con el reino. Toussaint explica: “Se puede concluir que la oración de muestra se da en el contexto del reino venidero. Las tres primeras peticiones son solicitudes para la venida del reino. Las últimas tres son para las necesidades de los discípulos en el ínterin anterior al establecimiento del reino”.Si Mateo 6:9–13 es en realidad una oración modelo para los discípulos que consiste en tres peticiones para que venga el reino y tres peticiones adicionales para satisfacer sus necesidades temporales antes del establecimiento del reino, entonces resulta obvio que el Señor no estableció el reino en Su Primer Adviento. De lo contrario, la “Oración de los Discípulos” se vuelve absurda. Después de todo, ¿por qué orar por la venida del reino y hacer pedidos adicionales hasta su establecimiento si el reino ya era una realidad presente?

Tres Peticiones para Solicitar la Venida del Reino

Mateo 6:9–10 se puede entender mejor como tres peticiones que le piden al Padre que traiga a la tierra el reino tan esperado. En primer lugar, Mateo 6:9b dice: “Santificado sea tu nombre”. “Santificar” significa honrar, respetar, reverenciar o tratar como santo o sagrado. La palabra griega onoma traducida como “nombre” se refiere a una persona o individuo específico. Por lo tanto, Cristo está aquí enseñando a Sus discípulos a orar por la llegada del tiempo en la historia en que el nombre de Dios será universalmente reverenciado y respetado por la humanidad. El Antiguo Testamento, del que se basa tanto el Evangelio de Mateo, explica que el nombre de Dios será honrado en el reino venidero. Isaías 29:23 dice: “porque verá a sus hijos, obra de mis manos en medio de ellos, que santificarán mi nombre; y santificarán al Santo de Jacob, y temerán al Dios de Israel” (cursiva añadida). Según Ezequiel 36:23: “Y santificaré mi grande nombre, profanado entre las naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos” (cursiva añadida). Al instruir a sus discípulos a orar por una era venidera en la que el nombre del Padre sería reverenciado, les estaba instruyendo a orar para que el reino viniera. 

En segundo lugar, Mateo 6:10a dice: “Venga tu reino”. El hecho de que a la palabra “reino” en esta expresión, “venga tu reino”, no se le dé una explicación detallada, debe significar que Cristo nuevamente se estaba basando en información comúnmente entendida ya revelada sobre el reino en el Antiguo Testamento. Por lo tanto, estaba enseñando a sus discípulos a orar por la llegada de lo que el Antiguo Testamento revela con respecto al reino.Como se explica a lo largo de esta serie, el Antiguo Testamento describe consistentemente el reino en términos terrenales y terrestres. Toussaint critica a “aquellos que con conceptos platónicos espiritualizan subjetivamente el aspecto futuro del reino de Dios en la enseñanza de Cristo”.El reino aquí es obviamente una realidad futura, ya que Cristo está instruyendo a sus discípulos a orar por su llegada. Es absurdo que alguien pida algo que ya posee. Glasscock explica por qué el reino en los días de Cristo siguió siendo una realidad futura:

Debe recordarse que Jesús estaba enseñando a Sus discípulos cómo orar, y la petición para que Dios lleve a cabo Su reino ciertamente indica que el mundo en el que vivimos aún no está bajo Su gobierno. Jesús introdujo el reino en su aparición (cp. Mateo 4:17), pero fue rechazado por Su propio pueblo que eligió tener a César como su rey (Juan 19:15). No estaba declarando que el reino vendría a los corazones de sus siervos, sino que ejercería dominio sobre toda la tierra (ge). Por lo tanto, a pesar de que Él era el Mesías y trajo la promesa del reino a la nación, el reino todavía se expresa en términos escatológicos, “venga”, porque aún no se ha realizado en la historia humana, ya que el Mesías fue rechazado y asesinado. 

En tercer lugar, Mateo 6:10b dice: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. El gobierno de Dios en el cielo no se desafía. Allí, sus decretos nunca se cuestionan. Aquí, Cristo instruye a sus discípulos a orar para que el gobierno indiscutible que el Padre disfruta en el cielo algún día se convierta en una realidad terrenal. En otras palabras, Mateo 6:10b, “es un llamado a que la soberanía de Dios se manifieste absolutamente en la tierra”.Tal petición para el establecimiento de la soberanía de Dios en la tierra es, en esencia, una oración por la materialización terrenal del reino de Dios. En resumen, las primeras tres cláusulas que se encuentran en la “Oración de los Discípulos” (las peticiones para que el nombre de Dios sea reverenciado, que el reino venga y que la voluntad soberana de Dios sea hecha en la tierra) son en realidad peticiones para el reino aún futuro.

Traducido por Donald Dolmus. En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:The Coming Kingdom

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Andrew Woods, Articulo, Teología del Reino. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.