LOS PERROS ESTARAN AFUERA -IV-

LOS PERROS NO TIENEN TEMOR DE DIOS –IV-

Vicente Quiñones Aponte

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:6). El verso de encabezamiento dice: “No deis lo santo a los perros,..“.

El Señor nos manda a no  poner en manos de los falsos obreros las cosas santas de Dios. En nuestra analogía entre los perros y los falsos obreros, vemos que estos falsos obreros como animales irracionales son profanos y no  disciernen entre lo santo y lo profano. Por esta razón es que el Señor nos manda a no poner en manos de estos falsos  o inmaduros las cosas santas. A continuación vamos a considerar detalladamente el caso de los hijos del sacerdote Elí.

En 1 Samuel 2:12-17 se encuentra este relato: “Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. Y era costumbre de los sacerdotes con el pueblo, que cuando alguno ofrecía sacrificio, venía el criado del sacerdote mientras se cocía la carne, trayendo en su mano un garfio de tres dientes, y lo metía en el perol, en la olla, en el caldero o en la marmita; y todo lo que sacaba el garfio, el sacerdote lo tomaba para sí. De esta manera hacían con todo israelita que venía a Silo. Así mismo, antes de quemar la grosura, venía el criado del sacerdote, y decía al que sacrificaba: Da carne que asar para el sacerdote; porque no tomaré de ti carne cocida, sino cruda. Y si el hombre le respondía: Quemen la grosura primero, y después toma tanto como quieras; él respondía: No, sino   dámela ahora mismo; de otra manera yo la tomaré por la fuerza. Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes; porque los hombres  menospreciaban las ofendas de Jehová.” Vemos aquí que estos sacerdotes, hijos de Elí, quienes tenían la responsabilidad de enseñar al pueblo el temor de Dios, promovían con sus actos el desprecio a las cosas santas de Dios enseñando al pueblo a ser profanos como ellos. En el relato que estamos considerando vemos que los hijos de Elí no tenían ningún respeto ni temor por las cosas santas de Dios como lo eran los sacrificios. Podemos estar seguros que estos sacrificios eran considerados santos para Dios pues en el libro de Levítico se dedican los primeros siete (7) capítulos a describir y dar instrucciones detalladas de cómo debían ofrecerse estos sacrificios. Levítico 2:10 dice: “Y lo que resta de la ofrenda será de Aarón y de sus hijos; es cosa santísima de las ofrendas que se queman para Jehová“.

Este verso nos deja ver que lo que correspondía a los sacerdotes era el sobrante de lo que primero se ofrecía al Señor. Pero los hijos de Elí tomaban para sí lo mejor, antes de ofrecer la ofrenda a Dios. De esta forma le daban las sobras a Dios. El Señor dio instrucciones detalladas de cómo ofrecer las ofrendas y qué piezas o porción les correspondían a los sacerdotes. En Levítico 7:31-36 la Escritura describe las piezas del sacrificio que le correspondían a los sacerdotes. El verso 34 dice: “Porque he tomado de los sacrificios de paz de los hijos de Israel el pecho que se mece y la espaldilla elevada en ofrenda, y lo ha dado a Aarón el sacerdote y a sus hijos, como estatuto perpetuo para los hijos de Israel.“De esta misma forma, no sólo en Levítico sino también en Exodo y Números, Dios deja instrucciones de cómo se debía proceder con los sacrificios. Los hijos de Elí ignoraron y despreciaron la Palabra del Señor y de esta forma profanaron sus ofrendas. También cometieron pecado en las mismas puertas del santuario seduciendo a mujeres y fornicando con ellas en la misma entrada del santuario (1 Samuel 2:22). Estos hijos de Elí ofendieron a Dios en su máxima expresión actuando como animales irracionales al cometer estos actos sexuales  públicamente. Estos son un buen ejemplo de los perros o malos obreros que profanan las cosas santas del Señor. El justo juicio de Dios cayó sobre la casa de Elí, pues siendo el sumo sacerdote permitió que sus hijos profanaran las ofrendas y el santuario de Dios a tal grado que dice en 1 Samuel 3:1 que Dios ya no les hablaba (“y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días“). De esta forma también caerá el juicio de Dios sobre los profanos y “los perros” que profanan su Palabra y sus cosas santas. Dios dejará de hablarles y terminarán escuchando espíritus engañadores que los guiarán a destrucción (1 Timoteo 4:1). Los “perros” o falsos obreros perseguirán a los verdaderos obreros de Dios. El apóstol Pablo fue muy perseguido por los judíos religiosos. Jesucristo mismo, en su ministerio terrenal, fue perseguido y acechado por los religiosos hipócritas de su tiempo (“Porque cuadrilla de perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies…” Salmo 22:16). En dicha porción del Salmo 22, el  almista profetiza sobre los padecimientos de Jesucristo. Notamos como el Espíritu Santo menciona dos diferentes grupos que rodearon y acechaban al Señor. El primero los “perros” y se refería aquí a los sacerdotes y escribas que fueron los que tramaron su muerte y le acusaron (“Y estaban los principales sacerdotes y los escribas acusándole con gran vehemencia” Lucas 23:10). El segundo grupo “los malignos” eran los demonios que influenciaban a las multitudes y a los soldados romanos para ponerlos en contra de Jesucristo.

La falta del temor de Dios de parte de los “perros” es manifiesta primeramente en sus expresiones. En 2 Pedro 2:12 dice: “Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,..“. El hablar precipitadamente y especialmente de cosas celestiales que desconocemos, es una seria falta de temor de Dios. Este es un comportamiento irracional, como dice el verso “como animales irracionales“. La Palabra dice: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en él” (Salmo 37:7).

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en LOS PERROS ESTARAN AFUERA. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LOS PERROS ESTARAN AFUERA -IV-

  1. marcelo dijo:

    hola, tambien la enseñanza que da el pasaje del pecado de los hijos de eli nos enseña sobre que los pastores o lideres no deben tomar lo mejor de las ofrendas ( o diezmos) para su bolsillo, si no que eso le pertenece a Dios. es decir que algunos lideres estan robando a Dios, dandole las sobras-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .