LA BIBLIA, EL PASTOR Y EL DINERO.

Tomado de Lupa protestante 

adoro-el-dineroLo que todo buen Cristiano debe Siempre Recordar…¡especialmente los líderes de iglesias! (Si bien estos textos están dirigidos para todos los hombres, son los pastores los que deben dar el ejemplo)

“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener (¿ama su pastor el mucho tener?), no sacará fruto. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5:10).

“A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero (¿su pastor le exige dinero por sus servicios?) y sin precio (¿le pone su pastor precio a sus supuestos milagros y a sus oraciones de sanidad?), vino y leche” (Isaías.55:1). 

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento (¿está su pastor contento con la piedad, así no tenga mucho?); porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (¿está  contento su pastor de tener algo de abrigo y sustento para cada día?). Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo (¿quiere su pastor enriquecerse con su ministerio?), y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas (¿está huyendo su pastor de estas cosas?), y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre” (1 Timoteo 6:6-11).

“…y sus sacerdotes enseñan por precio (¿enseña su pastor por precio, recibiendo jugosos sueldos y compensaciones?), y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros…” (Miqueas 3:11,12).

“Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero (¿toma su pastor dinero del “alfolí” para su caminar cristiano?); ni llevéis dos túnicas (¿Lleva su pastor un traje nuevo para cada  culto dominical?)” (Lucas 9:3).

“No os hagáis tesoros en la tierra (¿atesora su pastor tesoros en la tierra, ya sea en los bancos, en sus mansiones, en sus autos, en sus joyas, etc?) donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan” (Mateo 6:19).

“hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales (¿hace su pastor una fuente de ganancia, su aparente devoción piadosa?)” (1 Timoteo 6:3-5).

“…y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas (¿Lo seduce su pastor con palabras  o argumentos sutiles para sacarle dinero?). Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:3)

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora (¿tiene su pastor un amor exagerado por el dinero y no se contenta con poco o con lo necesario?); porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5)

“Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (¿Le enseña esto mismo el pastor de su iglesia o más bien le fomenta buscar las riquezas materiales como símbolo de bendición divina?) (Lucas 12:15).

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia (¿Le enseña su pastor que la avaricia o el amor al dinero es idolatría?), que es idolatría (Colosenses 3:5)”

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno (¿Aborrece el pastor de su iglesia las riquezas temporales de este mundo o más bien las está buscando?) y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Lucas 16:13)

“¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido…! (¿Codicia su pastor la ganancia injusta para su familia para ponerla por encima de las demás?)” (Hab. 2:9)

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor a Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura para ganar a Cristo (¿Es su pastor del mismo sentir que Pablo?)” (Filipenses 2:7,8)

“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible…no codicioso de ganancias deshonestas (¿Es su pastor irreprensible de ganancias deshonestas?)” (1 Timoteo 3:1,3)

“Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios…no codicioso de ganancias deshonestas…porque hay algunos contumaces, habladores de vanidades y engañadores…a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene…profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan…” (¿Es su pastor irreprensible, no codicioso de ganancias deshonestas, no hablador de vanidades y engañador, y no un maestro por ganancias deshonestas?) (Tito 1:7,10,16).

“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto” (¿Es su pastor un siervo que no busca las ganancias deshonestas?) (1 Pedro 5:2)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Biblia, Dinero. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA BIBLIA, EL PASTOR Y EL DINERO.

  1. joel dijo:

    El contexto importa cuando se trata de las Escrituras. Pero hoy hay un problema más profundo de como usamos los versos bíblicos. El día de hoy hay una división en las diferentes congregaciones entre los llamados fundamentalistas y los progresistas. Están enfrentados. Listos para derramar la sangre en el mismo altar, del que se oponga a sus ambiciones personales. Y cuenta como autoatribución lo que cada uno pretende como interpretación privada. Esto no es una apología para nadie en particular. El tema debe enfocarse en la ética, en nuestro caso, en la ética pastoral. El Jesús que los progresistas presentan es uno excéntrico, que les permite orientarse más en una teología orientada a la experiencia, los sentimientos, creencias, bienestar, egoismo, mérito propio, preferencias. La autoridad que ellos pretenden imponer sobre otras personas tiene su base en la filosofía del liberalismo. Y esa autoridad precisamente esta basada en la experiencia individual, i.e. -una nueva revelación, una unción especial al colocarle una espada de Salomón sobre el hombro, no permiten cuestionamientos de ninguna índole, etc.Ya ves, una congregación tiene sus fundamentalistas y sus progresistas. El caso más grave es cuando cada uno de esas facciones quiere a Jesús pero no a la Biblia. El dinero es un agravante en las relaciones entre ellos. Uno de los asuntos más delicados en un presupuesto eclesiástico es el salario del pastor y, si acaso, sus beneficios marginales. Por conocimiento de causa, en la ciudad donde resido, hay pastores que han sido despedidos debido a que la iglesia ha alegado que no tiene dinero para pagarle un salario. Esto ha sucedido en iglesias históricas y pentecostales conciliares. Otras situación ha sido que solamente le pueden dar un estipendio (para gasolina y comida). Mientras tanto, en otra congregación se levanta un profeta declarando que Dios le ha revelado que hay que regalarle al pastor un Mercedes Benz. Y la congregación sacrificalmente ha levantado los fondos para comparle esa marca de carro. En Estados Unidos, otros han pedido un “jet” para cumplir su trabajo evangelístico alrededor del mundo. Para que una iglesia tenga a un pastor con dignidad debe pagarle un salario. En mi caso, he sido pastor por más de 30 años. Nunca he cobrado un salario de la iglesia. No he atendido a la iglesia asumiendo que soy un profesional sino por convicción y vocación. Una de las mayores afrentas hechas a una congregación es que el ministro exiga un sueldo basado en que él es un profesional graduado de la universidad del Paraiso y por lo tanto tiene derecho a…. porque sus servicios son profesionales. Y mucho más si es una congregación de creyentes humildes y neófitos. Trabaje como profesor. Mi esposa también fue profesora. Ahora jubilados. Apoyamos financieramente a la iglesia, hasta el presente. Nuestra congregación nunca ha tenido problemas financieros. Pagamos todas las deudas al terminar la construcción del templo. Hemos ayudado a muchas congregaciones que estuvieron en situaciones económicas difícles, cuyas organizaciones las habían desamparado. En mi ciudad está disperso todo ese espectro progresista/fundamentalista. No pongamos nuestra persona por encima de La Biblia. Sigue al dinero y observa los compromisos financieros de la organización a la que perteneces. Si te enteras que el dinero es su centro de gravitación no te hagas cómplice de ellos. Seas ministro conciliar o no conciliar, es mejor estar con Jesús Nazareno en el desierto que con Satanás en un hotel de 5 estrellas.

  2. MELVIN dijo:

    amen me gusta esto la verdad ante todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .