EL PECADO QUE NADIE QUIERE HABLAR

Por Leah Baugh

Hay un pecado que a menudo se pasa por alto, se ignora o no se ve. Puede tomar muchas formas, afectar a diferentes tipos de personas y ser llamado por muchos nombres. En Santiago 2, se llama pecado de parcialidad.

M Hermanos míos, no tengáis vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo con una actitud de favoritismo. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un pobre con ropa sucia, y dais atención especial al que lleva la ropa lujosa, y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al pobre decís: Tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado; ¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos?… Si en verdad cumplís la ley real conforme a la Escritura: Amaras a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis. Pero si mostráis favoritismo, cometéis pecado y sois hallados culpables por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos. (Sant. 2:1-4, 8-10)

El tipo de parcialidad al que nos referimos aquí no es del tipo que simplemente prefiere el bistec sobre el pollo. La parcialidad es el resultado de juzgar a los demás y hacerlo injustamente. Al igual que las dos caras de una moneda, esta parcialidad implica amar y odiar. Santiago está hablando específicamente sobre cómo las personas son tratadas cuando entran a la presencia de Dios con otros creyentes. La asamblea a la que escribe le mostraba favoritismo a los ricos mientras trataba a los pobres con desdén como si fueran inferiores. Estaban haciendo una distinción entre ellos: una distinción que era malvada y pecaminosa. Estaban sosteniendo la fe en parcialidad, mostrando favoritismo y, por lo tanto, juzgando de manera inconsistente con la fe que tenían.

MANTENIENDO LA FE IMPARCIALMENTE

Esto es pecaminoso a los ojos de Dios porque mostrar parcialidad es odiar a tu prójimo, una de las dos leyes fundamentales de Dios. Más que eso, sin embargo, va en contra de la misma fe evangélica que la asamblea afirma tener. El objetivo del ministerio del reino de Cristo y su obra en la cruz fue ensanchar las puertas de la asamblea, derribar las barreras que alguna vez rodearon a Israel y dar la bienvenida a todos los que creen, ya sean ricos o pobres, judíos o gentiles, hombres o mujeres (Gálatas 3:28). Antes de Cristo, el pacto de Dios era étnicamente específico. Pero ahora, por causa de Cristo, todos los que creen en él “son todos uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28). Además, cuando Cristo envió a sus apóstoles al mundo, los envió a todas las naciones (Mateo 28:16-20).

Este evangelio no hace distinciones. No juzga a algunos como superiores y otros como inferiores. La gracia de Dios no es selectiva en base a la raza o el género ni a ningún otro criterio (Romanos 2:11; 3:22). Si eres un pecador (como todos lo son), entonces no solo puedes entrar a la casa de Dios, sino que necesitas entrar a la casa de Dios. Todos necesitan la obra justificadora de Jesucristo que salva.

La asamblea de creyentes -la iglesia de hoy- está llamada a ser la expresión visible de esa gracia, amor y salvación que la muerte y la resurrección de Cristo hicieron posible. Cuando falla, la iglesia ha dejado de reflejar el evangelio imparcial de Jesucristo, haciendo que Jesús se vea mal ante el mundo. Si Dios no muestra parcialidad en quien él salva, entonces su pueblo, llamado a imaginar su gracia y misericordia para con el mundo, está llamado a ser imparcial también.

¿CÓMO SE MUESTRA LA PARCIALIDAD HOY?

¿Acaso no nos hemos hecho esto unos a otros en algún momento de nuestras vidas, juzgando a otros no según la gracia del evangelio, sino de acuerdo con nuestros propios ideales egoístas? Lamentablemente, la parcialidad puede colarse en nuestras palabras y acciones de manera audaz y sutil. A menudo forma las decisiones que tomamos, particularmente con quién hablamos y con quien preferimos pasar el rato o, más obviamente, al exigir que las personas que son diferentes a usted se ajusten a sus costumbres étnicas, tradiciones y otros aspectos no bíblicos de la vida cristiana. Puede manifestarse más abiertamente al buscar llevar el evangelio a un pueblo de cierta raza, mientras excluye a otras razas de los esfuerzos de evangelización. Los recientes acontecimientos en Estados Unidos han arrojado luz sobre el racismo de muchas personas que afirman tener fe cristiana. Este es el pecado de la parcialidad actuando. Incluso entre las iglesias monoétnicas, el racismo, las camarillas y los prejuicios basados ​​en una serie de factores pueden pasar desapercibidos e influir en la vida de la asamblea.

Sea lo que sea, nosotros los cristianos debemos ayudarnos unos a otros a evitar el pecado de la parcialidad. La particularidad de este pecado es que es muy fácil para grupos enteros caer en una mentalidad de parcialidad. Al igual que las camarillas en las escuelas o el racismo de las naciones, el pecado de parcialidad a menudo es compartido y demostrado por grupos de personas en lugar de individuos, y cuando un grupo se caracteriza por la parcialidad es demasiado fácil para los miembros de ese grupo hacer la vista gorda a su exclusión individual para mantenerse a favor con el grupo.

ESPERANZA PARA EL MAÑANA

No hay duda de que este es un pecado difícil de enfrentar y luchar, pero esta lucha no es desesperada. Luchamos contra esto no con nuestras propias fuerzas, sino con la fuerza del Espíritu Santo que se nos da para ayudarnos (Hebreos 4:16, 13: 6). Si nos encontramos culpables de este pecado, tenga la seguridad de que el perdón y la reconciliación con Dios y los demás son nuestros en Cristo Jesús. Si nos presentamos ante él en arrepentimiento, siempre es fiel para perdonarnos, para recibirnos y para concedernos la gracia de seguir creciendo imaginándolo (1 Juan 1:9; Romanos 8:29).

Los cristianos, de todas las personas, no tienen miedo de la condenación o el juicio cuando nos arrepentimos. De hecho, tenemos la libertad de arrepentirnos diariamente porque el perdón de Dios en Cristo es muy abundante, y extravagantemente desbordante. Jesús es el camino para que escapemos de la oscuridad y la desesperanza del mal y para unirnos a su cuerpo que forma la comunidad amada. Aquí tenemos la libertad de arrepentirnos tantas veces como pecamos y de ser conductos de gracia entre nosotros, recordándonos el bello evangelio que Dios nos da imparcialmente.

Leah Baugh es redactora de Core Christity y editora asociada de estudios bíblicos en White Horse Inn. Recibió una Licenciatura en Ciencias en Química antes de dedicarse a la teología y recibió una Maestría en Estudios Bíblicos y una Maestría en Artes en Estudios Teológicos.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Pecado. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s