LOS MINISTERIOS DE LA IGLESIA -25- (FINAL DE LA SERIE)

Mario E. Fumero

EPÍLOGO

Tomado del libro de Mario E. Fumero

No quiero terminar este análisis, sin dejar de hacer referencia a la importancia que tienen estos principios para tener una congregación sana y fuerte, en un mundo débil y enfermo, donde aparecen a diario herejías que ponen en peligro la salud de la iglesia.

Es tiempo de proteger el fundamento apostólico, legado por los primeros cristianos. Para lograrlo debemos potenciar el pluralismo de ministerios y buscar un modelo de gobierno local que se ajuste a nuestras necesidades actuales, sin apartarse diametralmente de la verdad revelada en el N.T., para no caer en costumbres, dogmas y liturgias religiosas que hagan vano nuestro cristianismo, el cual se fundamenta mayormente en hechos y acciones reveladas con nuestra vida y ejemplo: “Siendo manifiesto que sois cartas de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tabla de piedra, sino en tablas de carne del corazón”  2 Corintios 2:3

Debemos evitar que la cantidad reste importancia a la calidad. Debemos luchar porque las estructuras creadas en la iglesia no se conviertan en opresivas, frustrando y ahogando la vida del Espíritu en el diario quehacer de la congregación.

Debemos desarrollar, dentro de nuestras iglesias, todo el potencial humano para no tener que correr detrás de hombres en busca de dones o Palabras de Dios que nutra o refresque nuestras vidas. Una iglesia normal produce todo lo que en sí misma necesita. Debemos potenciar entre todos los miembros el ejercicio de todos los dones existentes, sean naturales, espirituales o ministeriales, como dice 1 Pedro 4:10-11: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable con-forme a la Palabra de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenece la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.”

Todo lo expuesto no es un conocimiento adquirido teóricamente, sino la realidad de un trabajo realizado en 30 años de ministerio. Fueron analizadas y experimentadas en las iglesias que edifiqué tanto en Honduras como en España. Desde que comencé a actuar con estos principios (1971), hasta el momento en que terminó la revisión de este libro (1998), (inicié su elaboración en el 1973 como folletos separados de enseñanza) he podido comprobar que aunque no he obtenido un resultado del 100%, como lo hubiera deseado, he podido disfrutar de una iglesia que ha crecido y ha formado todos los ministerios y obreros locales que ha requerido, sin tenerlos que importar y usar las formas clásicas de evangelismo. La multiplicación, la autoridad, el crecimiento en discipulados y la producción de obreros e iglesias ha sido tan natural, que puedo afirmar que en comparación al entorno religioso que he vivido, hemos comprobado que muchas verdades aquí expuestas han sido funcionales y han producido buenos resultados.

No puedo negar que hay muchas influencias culturales que impiden el éxito del discipulado según el modelo presentado en los evangelios. Nuestra conducta de relación personal es afectada por nuestro estilo de vida, y nuestro apegamiento al materialismo y al sistema generado por la sociedad de consumo[1], y un individualismo que invade incluso los métodos evangelísticos, así como la deshumanización que todos estos conceptos filosóficos en-vuelven. Hay que añadir a lo ya expresado, las desvirtuaciones que muchos conceptos bíblicos han sufrido, al perderse el sentido original (la mentalidad de la época del escritor) de las terminologías usadas en la Biblia, más la diferencia de mentalidades que existe entre la cultura occidental de la cultura oriental, en donde la vejez, sujeción, relación patrimonial y valores ancestrales envuelven un sentido profundo de comportamiento, típico de pueblos como el chino, árabe y judío.

Para nosotros vale más el tiempo que las personas. Todo lo miramos a través de un signo de valor mercantil[2]. Es más importante el producir en serie, que de forma artesanal y paulatina. No tenemos tiempo para estar juntos y hablar, porque muchas cosas se cruzan entre unos y otros; la televisión, los equipos de sonido, los teléfonos, las distracciones etc., afecta nuestro comportamiento a la hora de formar vidas, sea naturales o espirituales.

Pese a las realidades expuestas, no nos desanimemos en buscar el modelo bíblico de iglesia. Luchemos para que la conservación y formación de vida sea ejercida dentro de una paternidad espiritual correcta. Tratemos de tener una iglesia que no crezca rápido, (o engorde) sino lentamente, de forma cualitativa, para que produzca discípulos que hagan discípulos, dándole a la calidad la prioridad sobre la cantidad y tendremos una iglesia que crecerá también en número. Sólo así podremos tener un cristianismo fuerte, sano y pode-roso en estos tiempos tan tormentosos y confusos.

EL SEÑOR NOS AYUDE EN NUESTRO PROPÓSITO.

———————————————————————————-

[1] – “Vivir mejor con Menos” Alicia Arrizabalaga y Daniel Wagman. Editorial Aguila, Madrid, 1997. Este libro tiene un comentario de como el consumismo afecta la vida practica de relación y conduce a problemas que afectan la vida física y emocional.

[2] -¿Tener o Ser?  Erich Fromm. Fondo de Cultural  Económica, España 1976.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en LIBROS DE MARIO FUMERO, Mario Fumero, Ministerio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.