RENDIRSE EN ADORACIÓN

  Por Dr. David R. Reagan

Del Libro: Viviendo para Cristo en los Tiempos del Fin – Capítulo 11 (parte 1 de 2)

Un niño estaba fascinado por la enorme bandera estadounidense que su pastor siempre tenía en exhibición en la pared detrás del púlpito. Un domingo por la mañana, el niño se acercó a su pastor y le preguntó: “Pastor, ¿por qué siempre tiene esa gran bandera estadounidense en la pared?”.

El pastor se inclinó, le dio unas palmaditas en la cabeza al niño y respondió: “Hijo, esa bandera es para honrar a los que han muerto en el servicio”.

A lo que el niño respondió: “¿Qué servicio? ¿El de la mañana o el de la tarde?

MUERTE EN LA ADORACIÓN

¿Alguna vez ha experimentado eso? Los servicios de adoración  muertos ciertamente no son un problema nuevo en la Iglesia. Han sido un problema a lo largo de la historia de la Iglesia.

Lucas nos dice que la Iglesia del primer siglo sufrió este problema. En Hechos 20 él dice que cuando él y Pablo estaban en Troas, ¡experimentaron una baja en la adoración!

Pablo se puso prolijo y predicó hasta la medianoche, y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en el alféizar de una ventana en el tercer piso, se durmió y cayó al suelo. Lucas dice que fue “levantado muerto”, pero Pablo lo resucitó (Hechos 20:7–12).

VIDA EN LA ADORACIÓN

En contraste, la Biblia también registra algunas experiencias gloriosas de adoración. Una que me viene a la mente es la que experimentó Isaías cuando, siendo adolescente, fue al templo en Jerusalén para lamentar la pérdida del único rey que había conocido — el rey Uzías (Isaías 6:1–8).

Mientras Isaías lamentaba la pérdida de su rey, ¡de repente descubrió al Rey de reyes! Juan nos dice que Isaías recibió la bendición de ver a Jesús en una apariencia pre-encarnada (Juan 12:41).

Como dijo Isaías, “vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo” (Isaías 6:1). Seres angelicales llamados serafines volaban alrededor del trono del Señor clamando: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria” (Isaías 6:3).

Isaías se dio cuenta instantáneamente de su pecaminosidad mientras estaba en la presencia de la santidad pura. Se cubrió el rostro con las manos y gritó: “¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos” (Isaías 6:5). Pero, entonces, ocurrió algo transformador.

Uno de los serafines tomó un carbón encendido del altar del templo, tocó con él la boca de Isaías y proclamó: “He aquí. . .es quitada tu culpa, y limpio tu pecado” (Isaías 6:6–7). ¡Isaías experimentó la gracia de Dios!

Entonces el Señor preguntó: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”.

En ese momento, Isaías se rindió al Señor. Extendiendo la mano a Dios, gritó: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).

CREADOS PARA ADORAR

Qué contraste tenemos en estos dos servicios de adoración. En uno estaba la muerte; en el otro, el renacimiento. ¿Qué caracteriza su experiencia de adoración habitual? ¿Cómo describiría lo que ha experimentado recientemente en la adoración? ¿Estimulante o adormecedor? ¿Emocionante o aburrido? ¿Íntimo o impersonal? ¿Participativo o pasivo? ¿Alegre o sombrío?

La adoración es un asunto serio, y la Iglesia debió tomarse en serio el tema desde hace mucho tiempo. Fuimos creados con el propósito de adorar. Para enfatizar este punto, Jesús dijo que Dios el Padre busca activamente adoradores que lo adoren “en espíritu y en verdad” (Juan 4:23–24). El rey David, que fue uno de los adoradores más apasionados que jamás haya existido, escribió en el Salmo 22 que Dios habita en las alabanzas de Su pueblo (Salmos 22:3).

La adoración es esencial para nuestro crecimiento espiritual. Nuestros espíritus fueron diseñados para alimentarse de ella, así como se alimentan de la Palabra. Ésta es una de las razones por las que el autor de Hebreos nos advirtió que nunca abandonemos la reunión de los santos (Hebreos 10:25).

A pesar de la importancia que las Escrituras le dan a la adoración, la mayoría de los servicios de adoración hoy en día parecen contribuir más a la apatía que cualquier otra cosa. En palabras de Pablo, tienen “apariencia de piedad” pero “han negado su poder” (2 Timoteo 3:5). Hay religión, pero no hay Espíritu, y en ausencia del Espíritu, hay muerte.

DIRIGIR CANTOS VS. DIRIGIR ADORACIÓN

Cuando llevo a cabo una reunión en una iglesia, siempre le envío al pastor una carta en la que le explico que hay dos claves para una reunión exitosa. Una es la oración antes de que yo llegue; el otro es adorar mientras estoy allí. Para implementar esto último, siempre le digo al pastor que busque un líder de adoración en lugar de un líder de canto.

¡Lo triste es que el pastor a menudo me llama y me pregunta la diferencia entre un líder de canto y un líder de adoración! Hay una diferencia enorme. Un líder de canto guía a la gente en el canto, como el director de un coro. Un líder de adoración lleva a las personas a la presencia de Dios.

Un buen líder de adoración debe ante todo ser una persona llena del Espíritu. Debe ser humilde y debe tener pasión por Dios. Debe estar dispuesto a ser transparente ante la congregación, dejando de lado toda pretensión mientras se entrega en adoración al Señor.

Uno de los líderes de adoración más efectivos que encontré fue un hombre que guiaba a los adoradores en una canción y luego desaparecía en la congregación con su micrófono, siguiendo guiando el servicio, pero determinado a que la gente se enfocara en el Señor y no en él.

¡Podías escuchar su voz, pero no podías verlo! Me recordó al humilde hombre negro, William J. Seymour, quien dirigió el avivamiento de la Calle Azusa, que dio origen al Movimiento Pentecostal a principios del siglo XX. Oraba con una caja de zapatos en la cabeza y siempre predicaba desde detrás de una sábana que colgaba del techo, porque quería que la gente se concentrara en la Palabra de Dios y no en él.1

PROBLEMAS CON LA ADORACIÓN HOY

¿Qué hay de malo en la adoración de la Iglesia hoy? ¿Por qué le falta energía con tanta frecuencia? ¿Por qué rara vez nos lleva a la presencia de Dios?

Bueno, por un lado, la tradición suele sofocarlo. Pocas cosas en la vida son tan poderosas como la tradición. Jesús fue crucificado por violar las tradiciones sagradas de los líderes religiosos de Su época. Se indignaron cuando los llamó hipócritas por descuidar los mandamientos de Dios para aferrarse a las tradiciones de los hombres (Marcos 7:6–8).

Todos tendemos a ser esclavos de la tradición en un grado u otro. Nos metemos en una rutina y nos sentimos cómodos en ella. La adoración se convierte en un hábito sin sentido de un ritual vacío que tiene un efecto adormecedor. Seguimos los movimientos, pero no hay sustancia. Terminamos adorando nuestras tradiciones en lugar de a Dios.

Las ocho palabras más mortíferas en la Iglesia son: “Nunca antes lo habíamos hecho de esa manera”. Vi una caricatura que me recordó estas palabras. Mostraba a un tipo subiendo los escalones de una horca. Tenía las manos atadas a la espalda. El verdugo esperaba arriba. El tipo se había detenido a mitad de camino y estaba mirando a la multitud de espectadores. Con incredulidad, dice: “¡Todo lo que hice fue sugerir un cambio en la adoración!”.

También recuerdo la historia del vendedor ambulante que se detuvo para asistir a una iglesia que nunca había visitado antes. A mitad del sermón, gritó: “¡Alabado sea el Señor!”. Unos momentos después, un acomodador le dio una palmada en el hombro y le susurró al oído: “No alabamos al Señor en esta iglesia”.

¿Tiene algunas tradiciones sagradas de adoración que no está dispuesto a renunciar? ¿El ritual significa más para usted que una relación? ¿Se han convertido tus tradiciones en ídolos que se interponen entre usted y Dios?

ENDURECIDA POR LA DOCTRINA

Otro problema con la adoración hoy en día es que a menudo se ha endurecido por la doctrina. La iglesia en la que crecí ponía su énfasis en la adoración, en lo que se conoce como “el modelo del Nuevo Testamento”. Pero ese patrón era más imaginario que real.

El hecho es que no existe un ritual o patrón de adoración prescrito en el Nuevo Testamento. Es muy dudoso que la iglesia judía en Jerusalén adorara de la misma manera que la iglesia gentil en Antioquía. ¿Y qué hay del eunuco etíope que regresó a África con sólo las Escrituras hebreas? Me imagino que el culto que estableció en la primera iglesia africana se inspiró en gran medida en la adoración ritual del templo judío.

Lo más parecido a un patrón de adoración que existe en el Nuevo Testamento se encuentra en 1 Corintios 14:26. Sin embargo, es uno que la iglesia de mi niñez nunca habría considerado seguir, ya que menciona el hablar en lenguas: “Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación” (1 Corintios 14:26).

LIBERTAD EN CRISTO

El hecho del asunto es que tenemos la libertad en Cristo para adorar como el Espíritu Santo nos guíe (Romanos 14:1–15:7). Si algún grupo desea dar un significado espiritual especial al sábado en lugar del domingo, tiene derecho a hacerlo. Nadie tiene derecho a condenarlos, y no tienen derecho a condenar a quienes no honran el mismo día.

Lo mismo ocurre con el uso de instrumentos musicales. Crecí en una iglesia que condenaba el uso de instrumentos musicales en la adoración. Eso estaba mal. Teníamos la libertad en Cristo de cantar a capela, pero no teníamos la libertad de condenar a quienes usaban instrumentos musicales.

Lo mismo ocurre con muchos otros aspectos de la adoración, como la frecuencia de la comunión. Algunas iglesias celebran la Cena del Señor anualmente, otras la celebran trimestralmente, otras semanalmente y algunas diariamente. Jesús dijo: “Todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa”, debemos hacerlo en memoria de Él (1 Corintios 11:25–26). No prescribió con qué frecuencia. Su enfoque estaba en el significado, más que en la frecuencia.

DISPUTAS LEGALISTAS

Cuando el enfoque cambia del significado al método, nos convertimos en fariseos modernos. La iglesia en la que crecí es un buen ejemplo de esto. Dividíamos en todas las formas imaginables — y algunas inimaginables — acerca del método de la comunión. Teníamos hermanos de una taza que no se asociaban con los que usaban varias tazas. Teníamos los hermanos del vino antes que el pan, que se desvincularon de los que tomaban el pan primero. Hubo quienes insistieron en que el símbolo de la sangre del Señor tenía que ser el vino, mientras que la mayoría insistió en el jugo de uva. Algunos exigían que la comunión fuera antes del sermón, pero otros insistían en que fuera lo último en el servicio, para darle más importancia.

Al observar todas estas disputas legalistas, un amigo mío expresó la opinión de que estaba muy contento de que el lavado de pies nunca se hubiera convertido en una ordenanza en nuestra iglesia. “Piensa”, dijo, “si hubiéramos practicado el lavado de pies, ¡sin duda nos habríamos dividido sobre cosas tales como si los pies deberían secarse o no con una toalla o secarse con secador de pelo!”.

SUPRIMIDA POR EL PREJUICIO Y EL MIEDO

Otro obstáculo importante para la adoración en estos tiempos del fin es el prejuicio y el miedo. A menudo nos encontramos evitando prácticas de adoración bíblica perfectamente legítimas porque algún otro grupo las hace. En la iglesia de mi herencia, no podríamos tener vidrieras o coros porque “las denominaciones los tienen”. (Nos considerábamos “no confesionales”). No podíamos aceptar ofrendas de amor porque esa práctica se consideraba “bautista”. Se pensaba que arrodillarse era “episcopal”, y la banca del doliente era un tabú porque era “metodista”.

Todo eso suena francamente tonto. Pero no es más tonto que las denominaciones principales de hoy que se niegan a aplaudir porque es “pentecostal”, o que se abstienen de levantar la mano porque es “carismático”, o se resisten a danzar porque es “mesiánico”.

La iglesia en la que crecí nunca era expresiva en la adoración, a menos que un famoso evangelista negro viniera a la ciudad, que siempre traía su propio líder de canto. Entonces, aplaudíamos tentativamente mientras cantábamos, porque “la gente negra espera eso”.

Me alegro de que Dios tenga sentido del humor; de lo contrario, no sé cómo podría soportarnos cuando se trata de nuestros complejos prejuiciosos sobre la adoración. Necesitamos dejar a un lado el prejuicio y el miedo con respecto a los métodos de adoración y enfocarnos en cambio en el significado.

Eso es lo que hizo David cuando danzó ante el Arca de la Alianza, cuando era llevada a Jerusalén. Lanzó la tradición al viento mientras exhortaba a la gente a gritar, cantar, tocar trompetas y tocar címbalos mientras él giraba y saltaba ante el Arca en un frenesí de celebración. Su esposa se sintió avergonzada por este comportamiento y lo reprendió por ello. La respuesta de David, expresada en español moderno, fue: “¡Cariño, aún no has visto nada!”. (2 Samuel 6:12–23; 1 Crónicas 15:25–29).

VICTIMIZADA POR EL TIEMPO

Nuestra adoración ha sido sofocada por la tradición, endurecida por la doctrina y reprimida por el prejuicio y el miedo. También ha sido victimizada por el tiempo.

Vivimos en un mundo acelerado de comida rápida y medicina rápida. También queremos una adoración rápida, ¡especialmente si la hora de inicio del partido de fútbol por televisión es a las doce del mediodía! En lo que respecta a la adoración, la actitud de muchos cristianos parece ser “cuanto menos, mejor”. Es tan asombroso cuando uno se detiene a pensar en ello. Parece que nos falta conciencia del tiempo sobre todas las demás actividades. Nos regocijamos cuando asistimos a un evento deportivo y se extiende a tiempo extra. Sentimos que obtenemos más por nuestro dinero. Pero no es así en la iglesia.

La mayoría de los cristianos parecen querer el tipo de iglesia que vi en una caricatura. Tenía un letrero en el frente que decía: “La Iglesia Ligera”. El letrero deletreaba el significado del nombre especificando que era la iglesia del “diezmo del 7.5%, el servicio de adoración de 45 minutos, el sermón de 12 minutos, los 8 mandamientos, las 3 leyes espirituales y el milenio de 800 años”.

¿Es un observador del reloj espiritual? Si es así, tengo una pregunta para usted. Si se siente desdichado una hora a la semana en la presencia del Señor, ¿por qué cree que disfrutará estando en Su presencia por la eternidad? Sospecho que aquellos de ustedes que son conscientes del tiempo, nunca tendrán que preocuparse por ese problema. La razón, por supuesto, es que, si se siente incómodo una hora a la semana en la presencia del Señor, es porque no tiene una relación personal con Él — lo que significa, a su vez, que no ha nacido de nuevo, ya que la esencia de la salvación es conocer al Señor. Esa no es mi opinión. Es la Biblia. Jesús dijo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).

DISTORSIONADA POR LA ACTITUD

Otro problema con la adoración contemporánea es que ha sido distorsionada por la actitud — por la actitud que le damos. Muchos creen que la esencia del culto es una cara larga, revestida de dignidad, piedad y liturgia.

El resultado es que nuestros servicios de adoración a menudo se parecen más a un funeral que a cualquier otra cosa, y eso es una tragedia, porque comunica una mentira. No adoramos a un Señor que está colgado en una cruz. Ni está acostado en un sepulcro en Israel. ¡Nuestro Señor está vivo! Está sentado a la diestra de Su Padre Celestial. Necesitamos celebrar Su victoria sobre la muerte.

Sí, hay un tiempo en la adoración para pasar de la celebración a la adoración, del regocijo al amor, de la acción de gracias a la entrega, de la exclamación a la introspección y del aplauso al llanto. Pero la adoración debe comenzar con la celebración — la celebración de quién es Dios y lo que ha hecho por nosotros. El salmista expresó esto en el Salmo 105:1–2 (RVA-2015) donde nos exhortó: “¡Den gracias al SEÑOR! . . .Cántenle. . . Hablen de todas sus maravillas [lo que ha hecho]. Gloríense en su santo nombre [quién es Él]”.

No somos los “Elegidos Congelados”. Estamos llamados a ser un “Remanente Gozoso” (Isaías 35:10):

Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

UNA EXPERIENCIA DE ADORACIÓN NEGATIVA

En todos mis años de viajar entre una gran variedad de iglesias, he experimentado algunos servicios de adoración gloriosos, pero también he tenido que pasar por algunos que fueron horrendos. Recuerdo una iglesia en Kentucky donde el líder de canto (¡que era cualquier cosa menos un líder de adoración!) se levantó un domingo por la mañana y literalmente gruñó a la congregación. Supuse que debió haber tenido una pelea con su esposa camino a la iglesia. Ladrando órdenes como un sargento de instrucción de la infantería de marina, espetó: “¡Vayan todos al número 254! ¡Eso es 2-5-4!”. Luego, para mi total asombro, gruñó: “El nombre de esta canción es ‘Levántate, Levántate, por Jesús’, pero no quiero molestar a ninguno de ustedes, así que la vamos a cantar sentados”. Fue todo menos un momento inspirador.

Cuando me levanté para predicar, fue como picar hielo. Decidí que tenía que tomar medidas drásticas. Entonces, cuando regresé a mi motel, me arrodillé y oré: “Señor, haz algo con el líder de la canción irritable. Líbranos de él”.

Esa noche, cuando regresé para el servicio vespertino, los ancianos de la iglesia estaban acurrucados en el vestíbulo para tener una reunión. Pregunté qué estaba mal. Explicaron que el líder de la canción había sido llamado por su jefe y le dijo que debía ir a Tennessee de inmediato para ocuparse de algunos asuntos. ¡Mi oración lo envió fuera del estado! Me resultó difícil ocultar mi alegría. Luego convencí a los ancianos de que me dejaran hablar por teléfono y encontrar un verdadero líder de adoración.

PERVERTIDA POR CONCEPTOS

A veces nuestra adoración está pervertida por conceptos. Muchos cristianos consideran que la adoración es un deporte para espectadores, por lo que vienen como audiencia esperando ser entretenidos. Su actitud es: “Pago mi dinero y espero que los profesionales cumplan”.

Pero la verdadera adoración requiere participación. Para adorar, uno debe involucrarse. Si alguien es la audiencia, es Dios, pero en la adoración verdadera, ni siquiera Dios es una audiencia. Él se involucra. Él se entroniza en nuestras alabanzas (Salmos 22:3). Ministra a nuestro espíritu. Nos anima y nos da poder. Incluso he estado en servicios de adoración donde la gente fue sanada por el Señor sin que nadie los tocara ni orara por ellos.

Dios no se sienta al margen en Su trono analizando nuestra adoración y luego calificándola sosteniendo una tarjeta con un número — como un juez en una competencia de patinaje sobre hielo. Es un Dios personal que desea intimidad con nosotros. Él es receptivo. ¿No se sentiría extraño si le dijera a la persona que ama cuánto la amas y continúa haciéndolo durante una hora — sólo para que esa persona se quede sentada con la cara de piedra sin dar ninguna respuesta? Creo que se desconectaría muy rápido. Eso es lo que sucede cuando las personas se acercan a Dios en una adoración rígida y estilística que se basa en una concepción de que Dios es distante, intransigente e indiferente.

Hay otro concepto que a menudo llevamos a la adoración que tiene un efecto de estancamiento. Es el concepto egocéntrico de que le estamos dando a Dios la oportunidad de ministrarnos. Este concepto da como resultado que el adorador venga egoístamente a recibir en lugar de dar.

La paradoja de la adoración es que Dios puede ministrarnos sólo en la medida en que estemos dispuestos y podamos perdernos en alabanza y adoración de Él. Debemos humillarnos y acercarnos al Padre como niños, clamando “¡Abba! ¡Padre!” (Romanos 8:15).

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Adoración, Articulo, David R. Reagan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.