EL ASCENSO DE LOS HUESOS SECOS (PARTE 1 DE 2)

Israel en la Profecía del Antiguo Testamento

Por Tim Moore

Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. Ezequiel 36:24

Jesús es el punto focal de toda la Biblia. Los profetas del Antiguo Testamento señalaron Su humilde primer adviento y vieron destellos de Su gloriosa segunda venida. Después del Mesías, los profetas también se centraron en Israel, la niña de los ojos de Dios (Zacarías 2:8).

Hace setenta y cuatro años, el mundo fue testigo del renacimiento de una nación que se creía muerta hace mucho tiempo. Superando 2,000 años de diáspora impuesta por los romanos, la esperanza judía de reunirse en su propia Tierra Prometida se hizo realidad. Esta esperanza — pronunciada cada Pascua como la oración, “el próximo año en Jerusalén” — no brotó simplemente de los corazones deseosos de los judíos dispersos. Se hizo eco de la promesa profética de Dios repetida a lo largo del Antiguo Testamento.

La dispersión de los judíos fue tan completa, su persecución y opresión tan incesantes, y su existencia tan resentida por el mundo gentil, que cualquier profecía sobre su reunión parecía demasiado descabellada para ser tomada literalmente. Y así, estimulada hacia el antisemitismo por líderes equivocados, e ignorando la clara enseñanza de las Escrituras, incluso la Iglesia eliminó al pueblo judío de su comprensión del plan de Dios para la humanidad. Eso no quiere decir que todos los cristianos expresaran antisemitismo o abrazaran la Teología del Reemplazo, pero la abrumadora mayoría de la Iglesia lo hizo — para su gran descrédito.

Pero las promesas de Dios son “Sí, y Amén” (2 Corintios 1:20). Y así, Su promesa a Abraham y sus descendientes genéticos permanece vigente hasta el día de hoy. No porque los judíos merezcan bendición; no porque fueran o sean una nación poderosa o un pueblo numeroso; no porque hayan merecido la providencia especial de Dios. Él dejó ese punto muy claro en Ezequiel 37:22-28, justo antes de llevar a Ezequiel a un valle lleno de huesos secos.

¿PUEDEN ESTOS HUESOS VIVIR?

Durante mucho tiempo he considerado cómo habría respondido a la pregunta de Dios si Él me hubiera hablado: “Hijo del hombre, ¿pueden vivir estos huesos?” (Ezequiel 37:3). Con 2 títulos de ingeniería e inmerso en el pensamiento racional moderno (por no hablar de un poco de aprendizaje biológico y médico), habría respondido: “¡De ninguna manera! Están muertos, secos y desarticulados”. Pero Ezequiel demostró mucha más sabiduría en su reconocimiento del poder ilimitado de Dios. Él respondió: “Oh, Señor Dios, tú lo sabes”.

Dios lo sabía. Sabía que, independientemente de la apariencia externa y más allá de la comprensión humana, esos huesos muertos cobrarían vida basándose en la expresión de una palabra profética. Al igual que el centurión que reconoció la autoridad de Jesús para enviar la palabra por otro y hacer que sus mandamientos fueran obedecidos, la autoridad de Dios podría pronunciarse a través del pronunciamiento de Ezequiel de esa palabra profética. Mientras Ezequiel hablaba, esos huesos crujieron y rodaron juntos — sacudiendo el mundo de Ezequiel. ¡Y eso fue sólo el anticipo de un mayor cumplimiento por venir!

Dios dijo explícitamente que los huesos secos representaban toda la casa de Israel. Sabía que llegaría un momento en que dirían: “Nuestros huesos están secos y nuestra esperanza ha perecido” (Ezequiel 37:11). Pero Dios prometió abrir sus tumbas, reunirlos como Su amado pueblo y restaurarlos a la tierra de Israel.

Durante casi 19 siglos, la idea de que los judíos regresaran a la Tierra de Israel abandonada por Dios, parecía increíble, tanto para gentiles como para judíos. Y no se equivoquen, la Tierra fue abandonada. La maldición de Dios permaneció en la Tierra a lo largo de los milenios del exilio judío, como se predijo en Ezequiel 33:28-29, y fue descrito por testigos como Mark Twain (en Los Inocentes en el Extranjero). Pero un pequeño puñado de cristianos se aferró a la creencia de que Dios quería decir lo que había dicho. Y, en los recovecos de su corazón, los judíos se atrevieron a esperar, tal vez, el próximo año en Jerusalén. (*Vea las palabras del himno nacional judío, a continuación).

ESPERANZA HECHA REALIDAD

A finales de 1800, Dios motivó a los sionistas cristianos y a los soñadores judíos a atreverse a aspirar al establecimiento de una nación judía en la Tierra de Israel. La idea no inspiró entusiasmo masivo. Demasiados cristianos seguían sin preocuparse por el destino del pueblo judío y generalmente eran hostiles a ellos, dada la corriente subyacente del antisemitismo que fluía a través de la Iglesia. Los judíos se habían aclimatado a vivir en lugares como Alemania, Polonia y Rusia, y no veían la necesidad de desarraigar una vez más para regresar a un páramo desolado en la orilla occidental del Mar Mediterráneo. Y, aunque todavía no se ha incitado al odio rabioso hacia los judíos, el mundo musulmán era generalmente antagónico hacia los judíos.

Los eventos de principios del siglo 20 prepararon el escenario para que la profecía de Ezequiel se cumpliera. El gobierno de Gran Bretaña expresó su intención de apoyar el establecimiento de un Estado judío a través de la Declaración Balfour — en gran parte debido a la gratitud oficial hacia el científico judío que fue fundamental en la victoria aliada en la Primera Guerra Mundial. (Ese hombre, Chaim Weizmann, más tarde se convertiría en el primer Presidente de Israel). Y, al ganar realmente la guerra, Gran Bretaña recibió autoridad obligatoria sobre el área conocida en ese momento como Palestina — el nombre degradante dado a la Tierra de Israel por los romanos en el siglo I d. C.

Mientras las ruedas de la geopolítica giraban, los judíos estaban siendo motivados a abandonar sus hogares y hacer aliá (una palabra hebrea para inmigración que significa “subir”) a Israel. En pocas palabras, aquellos que sobrevivieron al Holocausto en Europa se dieron cuenta de que ningún grado de asimilación podía garantizar su seguridad en las naciones gentiles. Muchos miles de ellos decidieron volver a casa a Eretz Israel — la Tierra de Israel.

Después de un drama político en las recién formadas Naciones Unidas, los judíos de Palestina recibieron una sanción internacional para declarar un Estado. Así, el 14 de mayo de 1948, nació el Estado moderno de Israel. Tan pronto como David Ben Gurión declaró la independencia israelí, cinco ejércitos árabes lanzaron un ataque total, declarando su intención de aniquilar a los judíos. Milagrosamente, el incipiente estado judío repelió a esas fuerzas numéricamente superiores y estableció una frontera irregular pero defendible.

Los huesos secos habían salido de sus tumbas y se habían levantado en su propia tierra, Israel — tal como Dios prometió en Ezequiel 37:11-13.

Lea también: El Resurgimiento del Ejército de Israel

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article: Dry Bones Rising

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Israel. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.