¡PINCELADAS DE LA REFORMA! (2da. parte.)

HECTOR HERNAN CASTRO

Un edificio puede ser grande y hermoso, pero su utilidad y seguridad no dependen de su tamaño ni de lo vistoso que parezca, sino de la calidad de su cimiento y columnas que lo sostienen. ¡Son sus bases las que determinan su estabilidad!

Imaginemos al movimiento de la Reforma como un gran edificio. ¿Cuáles son esas bases o columnas que la sustentaron?

Veamos hoy la primera:

1) SOLA SCRIPTURA (Sólo la Escritura.

El firme reclamo de la Reforma era que la Biblia y nada más que la Biblia debía dar la pauta para la fe y conducta de la gente.

En aquellos días de la edad media (como muchas veces hoy), se enseñaba e imponía la palabra humana por sobre la Palabra de Dios. _»Sólo Dios puede hablar de Dios»_, dijo un famoso teólogo. Ese _hablar divino_ infalible e inerrante (sin errores) está garantizado sólo en la Biblia. Cualquier otra persona o institución que reclame ser fuente de ese perfecto e infalible mensaje divino está invadiendo un territorio sagrado. 

Hace aproximadamente 2750 años, el profeta Isaías escribió: «Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A LA LEY Y AL TESTIMONIO! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido» (Isaías 8:19,20.) .

«Ley y testimonio» son una clara referencia a la Palabra de Dios. ¡Ella es el registro fidedigno de la revelación divina! Esa Palabra revelada claramente por Dios, no era valorada ni comunicada como tal. Es por eso que a la Edad Media también se le conoce como la era del oscurantismo.

¿Qué fue lo que sumió al mundo en esa tenebrosas tinieblas? ¡El triste y trágico hecho de que la Biblia no estuviese al alcance del pueblo! Al estar restringida a una clase privilegiada y que cuando ésta la comunicaba lo hacía en una lengua diferente a la del oyente, era inevitable la oscuridad. Uno de los bastiones de la Reforma fue justamente eso: ¡Que la Biblia fuera puesta al alcance de la gente!

Martín Lutero tradujo la Biblia del idioma latín al alemán. En 1569 fue traducida al Español por Casiodoro de Reina. El invento de la imprenta, por el alemán Juan Gutemberg, facilitó la difusión de la Biblia. Tristemente, en nuestra tierra americana la Biblia continuó por muchos años restringida y comunicada sólo en latín. ¡Nuestra pobre e ingenua gente tenía que conformarse con un mensaje divino que no entendía! ¿Es que Dios no podía hablar en español?

Tuve la oportunidad de conocer y conversar con don Miguel Ramos, un anciano que se convirtió al Evangelio cuando era muy difícil. Me contó que como pudo, en secreto recibió un ejemplar de la Biblia. Pero el secreto no se mantuvo, porque llegó a oídos de los líderes de la iglesia, quienes lo presionaban para que lo entregara o quemara, con el argumento de que ese libro era de uso restringido y no podía estar en manos de _»gente común.»_

Afortunadamente él _»desobedeció»_ las ordenes, comenzó a leerlo y fue justamente ese bendito libro el que abrió sus ojos espirituales para conocer personalmente a Jesucristo. Don Miguel ya está con el Señor, pero su familia sigue amando y sirviendo al Señor que descubrió en las páginas de la Biblia. 

Jesucristo dijo: «Ustedes escudriñan las Escrituras pensando que encontrarán en ellas la vida eterna, y justamente ellas dan testimonio de mí.» (Juan 5:39; Biblia Latinoamericana).

Hoy disfrutamos de tener la Biblia a nuestro alcance en diferentes versiones y formatos. (¡Cuidado! Que nuestra familiaridad con ella no contribuya a que le restemos el valor y reverencia que merece como Palabra de Dios.) Al leerla, meditarla y estudiarla en público y en nuestro idioma, es un regalo divino, un gran privilegio que se obtuvo con dolor y lágrimas por medio de la Reforma.

¡Sola Scriptura!

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Reforma. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.